Laporta y Koeman no se van

Ronald Koeman dictó sentencia antes del nuevo fracaso: “Es lo que hay”. Ciertamente, acertó. El Barcelona parece condenado a transitar por un largo túnel en el que hallará la luz tras momentos de auténtica desesperación. Tras años de placidez con grandes victorias y títulos pese a la presencia de Messi también padeció reveses dolorosos. Ahora, los que se teme que se van a suceder no serán inesperados porque en el club, en la plantilla, entre los socios, y en la sociedad en general, hay que prepararse para lo peor. Koeman no dimite por razones puramente económicas y Joan Laporta no se va de la presidencia porque no tiene valor para hacerlo ya que llegó con grandes promesas y su papel está siendo deplorable.

Koeman no es entrenador que tenga en su haber grandes logros. En el Valencia siguen recordándole como nefasto gestor. Los jugadores que estuvieron bajo su mando todavía lo recuerdan de manera poco agradable. El Barça lo reclamó por aquel gol que valió una Copa de Europa. El actual presidente lo mantuvo porque en situación tan precaria no consideró adecuado darle la boleta. Hubo una especie de trágala y en el momento presente ninguno de los dos protagonistas da el paso al frente.

Laporta tiene en su haber un paso deslucido por la política. En el Barça necesitaba recuperar imagen y la salida de Messi ha sido definitiva. No tiene quien le escriba.

El papel del equipo está siendo tan mediocre que ya ni siquiera en la Liga es capaz mantenerse entre los mejores. En Europa ya ha dado el primer mitin y en casa contra el Granada, equipo de los modestos, ha dado la señal inequívoca de su escasa potencialidad. Un central, Araujo, lo salvó de la derrota. Y lo peor fue la incapacidad para crear juego que pueda recordar los mejores años de la casa.

Hay un error en el club y en muchos comentaristas. Se da por dogma de fe que el estilo no puede ser malversado, el estilo es signo de identidad, pero ello en mi opinión es tiempo pasado. Jugar como lo hizo es imposible. Fatalmente para el Barça ya no están, entre otros, Puyol, Xavi, Iniesta, Dani Alves y Messi. Lo innegociable son las ausencias.

Posdata. Se le está dando importancia a las decisiones del juez de Madrid sobre los asuntos de la Superliga. Hay juristas que catalogan sus decisiones como cantos al sol. La UEFA no está en la jurisdicción de Manuel Ruiz de Lara.