Noche sentimental con goles

La noche empezó con homenaje sentimental y terminó con complacencias por el triunfo del Madrid. El Celta, que mostró calidades importantes y creó fútbol de calidad, además de contragolpe muy peligroso que desnudó más de una vez a la zaga madridista, creó problemas a los anfitriones e hizo temer por el resultado, que finalmente, se inclinó por el Madrid, Los socios, al menos en parte, volvieron a las gradas del rejuvenecido recinto. El renovado estadio vivió nuevas emociones con el rejuvenecido equipo en el que, sin embargo, también brillaron Benzema (tres goles) y Modric. Y Vinicius, sin complejos.

Florentino Pérez ha sido el presidente que ha hecho valer la herencia de Santiago Bernabéu. La inauguración del renovado, pero inacabado estadio madridista tiene que ver con la historia de la entidad que protagonizó el presidente Bernabéu. Adquirió para la entidad los terrenos donde está el recinto y pudo haber sido rico si hubiera aceptado comprar las parcelas medio regaladas que le ofrecieron alrededor del estadio.

En los peores momentos económicos el club pudo echar mano de los terrenos de la Ciudad Deportiva que sirvieron para tapar agujeros importantes. Con la herencia de don Santiago Bernabéu fue posible que el Madrid se mantuviera entre los primero primeros de Europa. Ayer fue reinaugurado el ya histórico estadio madrileño que, a su terminación, será de cinco estrellas. La visión de las nuevas obras permiten comprobar hasta qué punto la sociedad ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

La noche tuvo recuerdo para el expresidente Lorenzo Sanz fallecido por el coronavirus y sobre el césped fueron depositados los trofeos ganados bajo su mandato. Las copas las sacaron jugadores que participaron en estas victorias. Hubo, como es natural, minuto de silencio por Sanz y por todos los jugadores y socios fallecidos durante la pandemia.

En la parte estrictamente futbolística el Madrid se fue al descanso con la derrota en el marcador. En el cuarto minuto del encuentro un fallo defensivo propició que Santi Mina batiera a Gourtois. La vuelta al Bernabéu tuvo mal comienzo. Antes de la media hora llegó el empate y de nuevo, como empieza a ser habitual, marcado por Benzema. Y no fue esta la única oportunidad madridista porque el guardameta vigués Matias Dituro hizo dos paradas propias de reacciones instintivo reflejas porque salvó dos goles cantados.

El Madrid fallaba por la banda izquierda de su defensa y por allí intentaban las entradas los celtiñas. En una de ellas llegó el tanto casi inverosímil. La jugada fue magnifica y el remate de Cervi, de artesanía porque pretendió marcar de tacón. La pelota dio en el poste y el rebote lo aprovechó el propio Cervi y puso al Madrid al borde del ataque de nervios parque lo que estaba ocurriendo no parecía propio de lo que se estaba jugando.

El Celta mostró facilidad para la creación de las jugadas de ataque e incluso estuvo a punto de lograr otro gol. En un partido en que el dominador era el Madrid el más efectivo y más peligroso en el ataque era el Celta. A la zaga madridista le costaba mucho jugar el balón ante la presión de los adversarios.

La igualada la volvió a propiciar Benzema en remate de cabeza a centro templado de Migue Gutiérrez que con ello se hizo perdonar algunas debilidades defensivas. Remate de la función fue la jugadas espectacular de Modric cuyo remate lo despejó el portero rival y la jugada la acabó Camavinga, debutante que acababa de entrar. Benzema puso la guinda con su tripleta goleadora.