Grecia alivia, pero complica

La selección española ganó en Kosovo y alivió sus situación con vistas al Mundial. Vencer a los kosovares, al tiempo que Grecia derrotaba a Suecia, fueron dos resultados que aminoran los problemas de la clasificación. Sin embargo, teniendo en cuenta que la Roja se ha de enfrentar en España a los suecos y a los griegos en sus país, la situación es favorable si se ganan los dos encuentros, pero no hay que olvidar que los griegos también entran en el posible cupo del primer puesto.

Independientemente de las cuentas que es posible hacer para no perder las ilusiones, debemos tener en cuenta dos cuestiones primordiales: la selección actual no emociona y el fútbol que practica no es ni chicha ni limoná. En el fútbol sigue siendo fundamental ganar, pero en España tras años en que la selección entusiasmaba, ahora, los triunfos son acogidos casi con resignación.

Luis Enrique no ha conseguido el equipo más o menos ideal. Para cada encuentro varía la alineación y ello es casi como la duda metafísica sobre lo que conviene en cada momento. El juego del equipo ha tenido vistuosidad cuando ha conseguido que los ataques por las bandas creen momentos ilusionantes. No obstante, los goles de los dos últimos partidos han sido frente a dos adversarios que no están entre los mejores de Europa. Lo realmente preocupante es la debilidad defensiva. No hay en el centro del campo vigía que además de alimentar a los atacantes sirva como primer obstáculo para quienes desean presentarse ante Unai Simón.

Sin Xavi, Iniesta y demás artistas de los años gloriosos sería estúpido intentar un juego similar porque ello sería servir licor de garrafa en lugar del de marca. Los problemas fundamentales que debe resolver el seleccionador están en el centro del campo y la defensa. Se precisa un centrocampista que ordene y de pases de gol y un pivote que apoye a los centrales. Respecto a estos, Luis Enrique debe meditar. Todos los que ha alineado no tienen condiciones para ser zagueros con autoridad.

Posdata. La selección carece de líder. Pedri aún es joven para ello.