Victoria con mucho sufrimiento

Luis Enrique no tiene afanes de revolucionario, pero en cada partido apunta a ello. Es más difícil adivinar una selección del míster asturiano que una quiniela. Hay ocasiones en que parece que le gusta una formula y que la ha encontrado y, sin embargo, la cambia. Faltó Gayá por lesión y con ello Reguilón y Fornals no formaron la banda que contra Georgia lucieron Soler y Gayá. En la derecha se abría el campo con Ferrán y Llorente, pero a éste lo dejó esta vez de lateral que es puesto en el que reducen sus ambiciones atacantes. En los minutos finales del encuentro España la pasó moradas. Kosovo dominó más minutos y se acercó a la meta de Unai quien tuvo que hace una parada casi providencial porque el balón llevaba sello de gol. El susto pasó en los últimos suspiros cando Ferrán marcó el segundo tanto y después de se revisado por el VAR se dio por bueno. Victoria, pero con mucho sufrimiento.

A la se lección le falta la manera de tener cerrados los pasillos de seguridad. La descoordinación en la zona dejó de manifiesto en dos ocasiones que no hay firmeza en el corte de los contragolpes de los adversarios. Los kosovares pusieron en aprietos a los defensores españoles con las contras de Rashica. Afortunadamente, en una de las ocasiones se le fue el control y se frustró la ocasión de gol. En la segunda parte hubo otro par de llegadas kosovares y Muriqi desaprovechó la mejor oportunidad.

Hasta que llegó el gol de Fornals, en jugada de delantero hábil para quitarse de encima al defensa que le marcaba, la Roja no dio grandes sensaciones. Mucha posesión, muchos pases y pocas ocasiones para rematar a gol. Los kosovares en los momentos en que defendieron lo hicieron con diez futbolistas. Ante esa maraña había que buscar las entradas por las bandas, pero esta vez no había tanta precisión.

Luis Enrique cambió en la segunda parte, pero las variaciones en la alineación no fueron efectivas. Azpilicueta pasó a lateral derecho con lo que Llorente se adelantó para formar tandem con Ferrán. Adama Traoré entró por Soler, pero en la izquierda, que no es su puesto idóneo y no creó los peligros que de él se esperan en su banda natural. Morata que apenas tuvo oportunidad para disparar a gol y fue sustituido por Sarabia. Ferrán pasó al centro del ataque y Traoré se trasladó de banda.

Los apuros de los últimos minutos para sdefener la victoria Mikrl Merino y Albiol entraron por Llorente y Reguilón. Albiol entró para reforzar el centro de la zaga que no había sido lo más eficaz del conjunto.