España recupera el gol

El 6-0 a Alemania fue un espejismo. Aquella victoria ante selección tan acreditada fue soplo de optimismo. Se comenzó a creer que la delantera española ya era capaz de marcar goles sin llegar a las angustias del ultimo minuto. Pero pasaron los partidos y fue inevitable concluir que le equipo nacional no tenía gol. Hubo que jugar contra Georgia para que a la media hora ya había marcado tres, aunque el tercero fue anulado. En el descanso se sumaron tres válidos. La historia goleadora se había centrado con dos goles valencianistas, Gayá y Soler y un exvalencianista y de la misma academia, Ferrán Torres.

El partido tuvo más verticalidad de la habitual y sobre todo, desde el principio se abrió el campo. Las bandas fueron fundamentales para que llegaran los goles. Al principio, la sociedad Soler-Gayá creó los mayores peligros y fueron ambos quienes batieron al guardameta georgiano. El tanto de Gayá tuvo como ayuda el toque de un defensa que desvió la pelota hacia las mallas, pero no dejó de ser un acierto por rematar sobre la marcha cosa poco habitual incluso entre delanteros. El segundo tanto llegó por la cohesión Llorente-Ferrán Torres. El remate final fue de Soler y con ello el partido quedó muy a favor.. Cinco minutos después, a pase de Ferrán remató Gayá, pero el primero entró en fuera de juego y la diana fue anulada.. Ferrán y Llorente se volvieron a entender y fue el exvalencianista el afortunado rematador.

El domino español fue absoluto. Esta vez se buscó con más insistencia el pase largo hacia las bandas. En el centro, Rodri no perdió un solo balón y todos sus pases llegaron precisos al compañero. Rodri alternó el pase corto conservador con el largo hacia la banda de Llorente, para promover los ataques por los que el equipo español llevaba centros al área. En varias ocasiones esos pases estuvieron a punto de animar mas el marcador.

La victoria se fraguó como en partida de póquer con el éxito de las dobles parejas. Llorente y Ferrán por una banda y Gayá y Soler por la contraria. Los cambios del segundo tiempo crearon una selección realmente insólita. Unai dejó su sitio a Robert Sánchez, Gayá fue retirado por lesión y Azpilicueta que había jugado de lateral derecho y con la salid de Laporte fue central terminó como lateral izquierdo. Luis Enrique quiso dar contento a sus seleccionados y por ello dio entrada a Raúl Albiol, Fornals, Brais Méndez y Mikel Merino.

El cuarto tanto logrado por Sarabia propició tantos relevos y el conjunto solamente concedió en la segunda mitad un par de oportunidades y en ambas estaba Unai en la meta. En la segunda intervención borró el escape de un balón que pudo haber sido gol.