España complica su clasificación

España perdió en Suecia el liderato que tenía con un partido más que su adversario. Ahora está por detrás y tras el empate con Grecia y la derrota de ayer la clasificación para el Mundial de Qatar está en el aire. El primer puesto parece perdido. Finalmente habrá que recurrir a los partidos entre los peores.

España y Suecia arrancaron el partido con juego trepidante. En menos de seis minutos el marcador señalaba empate. En el cuarto, Soler había conseguido el primer tanto de la noche y a favor de España con un remate espectacular a pase de Jordi Alba desde la izquierda. Fue casi toque de rebato. Fue un golpe de efecto que hizo creer en la primera victoria española en terreno sueco. Pero fue casi un sueño porque aún no habíamos celebrado el gol y llegó el empate. La tocó Soler y a Busquets se le fue. Isak, el más conocido de los delanteros nórdicos batió a Unai Simón.

El equipo español quiso hacer del juego expresión propia. Manejó el balón con insistencia y buscó nuevo tanto con penetraciones por ambas bandas. En principio Ferrán se posicionó en la derecha y la izquierda quedó para Gerard Moreno. A este le apoyó Jordi Alba y el exvalencianista tuvo en su espalda a Azpilicueta.

Los jugadores españoles solamente tuvieron apuros cuando los suecos buscaron los contragolpes muy rápidos y en momentos en que su zaga no estaba muy centrada. A los nuestros lo pillaron más de una vez algo descolocados y los problemas se resolvieron con alguna dificultad. Mientras la selección española trató de crear ocasiones con con pases buscando llegar con alguna posibilidad, la sueca fue mucho más vertical. Le importó menos el balón y solamente en los últimos diez minutos del primer tiempo se hicieron con el compás y ello creó situaciones complicadas para Unai Simón. Fueron minutos en que se había cambiado el papel de los contendientes. Los suecos ganaron más robos de pelota, lo que había sido característica de los españoles durante la mayor parte de los minutos.

España vivió mucho de los centros de Soler que fue el principal abastecedor de los delanteros, pero Morata y Gerard no contaron con ninguna oportunidad para el remate.

Los suecos lo tuvieron más claro con sus llegadas por la banda izquierda. Kuruselvki, que hizo un gran partido, creó una jugada en la que se fue de Azpilicueta y Claesson batió a Unai. El segundo tanto sueco obligó a cambios en la selección española. Gerard Moreno fue sustituido por Adama Traoré. Este podía ser el revulsivo. Lo intentó, pero sus compañeros no contaron demasiado con él.

Los cambios de Luis Enrique con las entrada de Sarabia, Marcos Llorente, Brais Méndez y Rodri no dieron más sustancia al cocido. Los relevos no compusieron mejor conjunto ni variación del sistema que pudiera convertirse en la solución del partido. Da la impresión de que Luis Enrique no ha conseguido todavía crear un once creíble y con peso. Hay individualidades y momentos en los que se destila calidad, pero falta cohesión.