Qatar no oye ni contesta

El fallido fichaje de Mbapeé ha sido una especie de serial tipo “Ama Rosa” por el que ha habido que recordar a la gran actriz que fue Juana Ginzo. Hubo que aguardar a la ultima página de la función para comprobar que el futbolista francés, de momento, no estará en el Bernabéu. Era la gran ilusión de los madridistas. Era el ninguneo de los divergentes el PSG que, ricos de familia, ni siquiera se estuvieron dispuestos conversar. Para cada propuesta hubo silencio. No valieron las cifras fascinantes y perturbadoras, para que Al Kheilafi o sus mayores tomaran el teléfono. Da la impresión de que en el PSG hubo desprecio a quienes pretendían igualarle.

El jugador se ha quedado sin el pastel que le prometían a orillas del Manzanares. Se tiene que conformar con el Sena que es más río. Mbapeé tiene ahora en su futuro la posibilidad de abandonar el club y llegar al Madrid sin complejos ni problemas contractuales. Tendrá incluso la ventaja de recibir como premio y acicate una parte de los millones en que estaba tasada su salida.

El año en el club que no desea puede tener consecuencias inesperadas. Tal vez junto a Messi y Neymar acabe entusiasmándose y los dirigentes el PSG van a tener tiempo para convencerle de que lo mejor para él es mantenerse en la capital francesa.

El fallido contrato es probable que cause alegría en algunos lugares. Donde no podrán refocilarse es en Barcelona. En el Camp Nou se ha debilitado la plantilla. La llegada del otro De Jong no mejora el juego de Griezmann. El Madrid no se ha reforzado futbolísticamente, pero su gran adversario ha hecho el camino contrario.

La Liga se presume que va a tener más emociones que otros años porque ha ido más igualada en la medianía. Síntoma inequívoco de que nuestra Liga no puede compararse con la Premier inglesa y tampoco con la Bundesliga ni la italiana. En España ha habido menos generosidad que otros años. Ello también puede interpretarse como mayor sensatez. Los presupuestos empiezan a ser más acordes con la realidad económica.

Posdata. El Atlético de Madrid ha salido ganando con los cambios. Griezmann será delantero ideal junto a Luis Suárez. En el Barça nunca tuvo sitio adecuado.