Messi, contrato con rebaja relativa

No era un arcano llegar a la conclusión de que lo de Lionel Messi con el Barça era cuestión de dinero. Lo de Messi, y de la actual mayoría de futbolistas a los que la pandemia les ha cogido de lleno. Los clubes están presentando números rojos y en algunos casos como el del club barcelonés en cantidades que en condiciones normales no pueden ser borrados de la contabilidad. Para poder contar con Messi el Barcelona necesita hacer autentica ingeniería financiera. La entidad tiene la obligación de estar dentro de las normas del plan económico que obliga. Dado que de acuerdo con los números rojos no pueden seguir aumentando la cuenta referida a los contratos, los salarios ya no deben ser los de años anteriores a la pandemia. El Real Madrid ya trató de reducir la nómina con contratos a la baja. Con rebajas voluntarias de los jugadores. Era natural que los bandolonistas tuvieran que recurrir al mismo argumento. Messi ha aceptado un rebaja del cincuenta por ciento a cambio de un contrato de cinco años. Es decir, se mantiene la cantidad pero repartida en varias anualidades.

El asunto Messi no para en el hecho de que haya aceptado un contrato tan condicionado. El club necesita seguir rebajando la cuenta de salarios y para ello se ha de desprender de Griezmann, que es la nómina más alta tras la de Messi. Para que los números cuadren, además, se ha de dar dar salida a varios jugadores, y los dirigentes han ideado la formula de que la salida del jugador francés no sea dramática y por ello tratan de compensar la operación con el fichaje del centrocampista del Atlético, Saúl. Un trueque.

Hace dos veranos, el Barcelona ya hizo una operación similar cuando cambió a Neto, portero del Valencia, por Cillessen que era suyo. Las operaciones financieras tan poco frecuentes están dirigidas a rebajar la nómina. Para el Barça, mantener a Messi era necesidad primordial. Los contratos publicitarios y el volumen de los abonos están relacionados con la presencia de jugadores como el argentino.

En el Madrid también estarán obligados a modificar el elenco. Al Barça aún le sobran algunos futbolistas. El Madrid ha de resolver la presencia de jugadores que no son bien vistos deportiva y económicamente. El nombre clave es el galés Gareth Bale.

Posdata. Las rebajas barcelonistas empezaron con el anterior presidente, Josep María Bartomeu. La crisis económica comenzó antes la pandemia