Rubiales y Tebas, nuevo enfrentamiento

El fútbol tiene la ventaja mediática de que no para un instante. No hay jornada en que no surjan noticias, rumores e incluso disputas entre los dirigentes de las dos grandes corporaciones, Federación Española y Liga Profesional. No sabemos todavía si finalmente Lionel Messi renueva su contrato con el Barcelona. Estamos impacientes porque en el Real Madrid no acaban de decidir si Mbappe abandona el PSG para recalar en el Bernabéu y da la impresión de que en la mayoría de los clubes hay más interés por conceder bajas, por traspasar jugadores de sus plantillas, que por fichar grandes estrellas.

En eso estamos cuando, al pronto, al presidente federativo, Luis Rubiales, se le ha ocurrido proponer un cambio radical en la competición liguera. Habla de partidos en cancha neutral, tiene en la cabeza la posibilidad de disputar algún partido en Miami, cosa que se le reprochó a Javier Tebas cuando tuvo intento similar. Rubiales piensa en dar más auge a la competición y para ello, entre otras razones, cree en la necesidad de reducir el número de partidos. La solución a esta cuestión no la ha definido. No ha concretado como se puede reducir los encuentros del torneo. Así, a bote pronto, es fácil pensar que para que haya menos partidos hay que reducir en número de clubes en Primera. Esa cuestión la tiene perdida porque no habrá ninguna directiva que admita la posibilidad de no jugar en Primera si al reducir el numero de competidores es inferior al actual. El fútbol, desde hace muchos años, es deficitario en Primera si no se administra con rigor, pero en Segunda no hay perdidas, sino ruina.

Tebas ha salido a decir que no caerá en esa operación. Se opondrá a ello. En este aspecto el presidente de la Liga tiene a sus favor los votos de todas las entidades profesionales. Llevamos una temporada en que se pueden contabilizar la salidas de pata de banco que proporcionan muchos dirigentes. No hay paz en la cuestión económica porque el “fair play” financiero es la argolla que aprieta los cuellos de la mayoría de los clubes y, de pronto, surgen ideas en las que siempre se patrocinan grandes ingresos. Casi es preferibles seguir con las incógnitas de Messi y Mbappe.

Posdata. Conozco a Florentino Pérez hace ya muchos años y no me cuadra que hable mal de futbolistas de su nómina. Estaremos a la espera.