Rahm, la alegría que no aporta la Roja

En Bilbao, si lo tiene a bien, ya pueden navegar con La Gabarra por la ría. Hay un motivo que justifica tal alegría. Un socio del Athletic Club, un deportista que tiene el honor de vestir de rojo en todos los días finales de un torneo, ha ganado el USA Open, uno de los cuatro torneos de golf más importantes de la temporada. Jon Rahm, natural de Barrica, ha sido el primer español en ganar este campeonato. No lo consiguió ni siquiera Severiano Ballesteros, que conquistó cinco de los grandes y dos de ellos el Masters. En la orla de los grandes campeones españoles está detrás del cántabro el guipuzcoano Olazábal y cierra el capítulo de la orla el castellonense Sergio García, que también ganó un Masters.

La selección española de fútbol que antaño se distinguía por contar entre los once a varios jugadores del Athletic, en la Eurocopa de hogaño no se distingue por la aportación de la cantera vasca. Luis Enrique, que siempre se ha distinguido por no prestar oídos a las peticiones de los medios informativos, da la impresión de que por una vez está haciendo caso. Ha tomado nota de algunas críticas y parce que se dispone a contar en el equipo titular con algunos de los futbolistas a quienes ha mantenido en la suplencia. Para empezar y para hacer constar que no es inasequible al desaliento, probablemente, alineará ante Eslovaquia al vasco Azpilicueta, defensa polivalente, que hemos echado de menos, capitán del Chelsea, equipo que ha conquistado la Liga de Campeones. Si tal decisión es consecuencia del análisis del juego que nos ha llevado a dos empates será tal vez porque se habrá convencido de que para este puesto Marcos Llorente no es el jugador más adecuado. Sobre todo porque éste se mueve con más soltura y crea más peligro cuadro se desenvuelve desde el centro del campo hacia arriba.

Contra Eslovaquia no caben más experimentos aunque es obligado hacer cambios con el fin de hallar un conjunto con mayor profundidad en los ataques y, consecuentemente, la búsqueda de oportunidades para el disparo a gol. Un cambio importante tiene que proponerlo en el centro del campo. La reaparición de Busquets no es todo. Hace falta alguien que maneje el balón con mayor sentido del que hemos visto hasta ahora. Los corredores de fondo no bastan. Hombres como Thiago tienen algo que decir.

Rahm ganó el USA con dos berdies en los dos últimos hoyos. La selección española de fútbol necesita tirar a gol con la precisión de quien ha demostrado, pese a la presión con que se acercaba el final, que supo meter la bolita en los hoyos.

Posdata. Adama Taoré es jugador heterodoxo y capaz de romper una defensa cuando la angustia acartona a algunos jugadores. Es jugador para revolucionar la delantera.