La Eurocopa, con vacunas y pocos goles

Veinticuatro selecciones disputan la fase final de la Eurocopa que llega a los campos con retraso de un año a causa de la pandemia. Para el titulo los pronósticos se inclinan en favor de Francia. España juega lo que podríamos definir como el torneo de las vacunas dadas las circunstancias en las que se han vivido los días anteriores al comienzo de la competición. Por vez primera las sedes se distribuyen entre diez países y solo uno, Reino Unido, cuenta con dos ciudades participantes, Londres y Glasgow. El torneo tiene extensión tan especial, tan anómala si se piensa en ediciones anteriores que hay una sede en Baku que está a 5.341 kilómetros de Glasgow pongamos por caso, y a tres horas de cambio horario. La Eurocopa del Coronavirus tendrá celebraciones controladas en los campos. En Sevilla, por ejemplo, La Cartuja no podrá llenar sus graderíos.

El campeonato, que en ocasiones precedentes ha gozado de clamores en todos los países en que su selección se ha clasificado, esta vez convive con los temores al coronavirus y la contención del púbico en las gradas. En general es un campeonato en el que predomina la juventud de los futbolistas. Es un torneo lleno de incógnitas porque la mayoría de los equipos no llegan en los mejores momentos. Suecia, primera adversaria de España, no puede contar con sus dos figuras más relevantes. Por vez primera en la selección española se adjudica el timón a un veinteañero, el canario barcelonista Pedri. Portugal, por el contrario, aporta la figura estelar de Cristiano Ronaldo, que cuenta con el aura de haber ganado una Eurocopa.

La selección española presenta mayores incógnitas de las deseables cuando se llega a una fase final. La lista de Luis Enrique ha sido más discutida de lo que habíamos vivido en ocasiones precedentes y los casos de Covid de Busquets y Diego Llorente han hecho recaer sobre el grupo más sospechas de las que se podía esperar.

Afortunadamente, ambos jugadores han superado la crisis y acabarán en la lista definitiva. Nunca jamás un seleccionador ha tenido que manejar tal número de futbolistas dado que fuera del grupo nuclear ha tenido que contar con dieciséis jugadores, concentrados en un hotel por si a última hora se producían nuevos contagios.

Italia y Turquía han sido los equipos que han abierto el torneo. Los italianos tienen en su haber una victoria continental y en todo campeonato siempre son gentes a considerar. Junto a los italianos están las candidaturas de Alemania que ya es tricampeona, la ya citada Francia que posee dos galardones. España y Alemania están empatadas a tres títulos. Para España que ganó dos Eurocopas y un Mundial, casi de carrerilla, vivió durante años del recuerdo del gol de Marcelino con el que se derrotó a la URSS. Al equipo actual le falta capacidad goleadora. Con esta deficiencia acudimos al campo del honor que esta vez está en Sevilla.