La Liga gana a Eurovisión

La Liga ha rectificado y ha adelantado la jornada decisiva del campeonato nacional de Liga al sábado, en contra de lo que en principio había determinado. Por una razón, auténticamente ridícula y perjudicial para los clubes implicados, especialmente el Villarreal, que ha de disputar la final de la Liga Europa el próximo miércoles en Gdansk, se había estimado el inconveniente sabatino porque ese día se transmite la canción de Eurovisión, certamen que hace años dejó de ser jornada seguida mayoritariamente por el público español. En memoria, se supone, del “La,La,La”, se cambiaba la programación futbolística. Era de autentico esperpento que el Villarreal, el único finalista español en torneos continentales, tuviera un día menos de lo que habitualmente se programa para preparar un partido de trascendencia futbolística, El Villarreal ha sido el único club español que esta temporada ha conseguido llegar a una final europea. Ha sido algo así como el paño de lágrimas con el que se ha salvado el honor de nuestro fútbol.

El sábado se jugarán aquellos encuentros en los que está el descenso en juego. Huesca, Valladolid y Elche aún aspiran a la salvación. Por arriba, evidentemente, se disputa el título de campeón y en la zona templada Real Sociedad, Betis y Villarreal están en lucha en la Liga Europa aunque el séptimo tiene ya plaza para la nueva competición continental que se ha sacado de la manga la UEFA.

El Villarreal, principal concernido en la jornada final, es parte fundamental en el partido de Valdebebas donde el Real Madrid tratará de ganar por si el Atlético falla en Valladolid. El encuentro de Valdebebas no es puro trámite para el Villarreal. Lógicamente, todavía aspira a ser de Liga Europa, ahora es séptimo, por lo que no debe llegar al campo madridista como si tuviera los deberes hechos y con ellos facilitar la victoria del Madrid. Evidentemente, jugar el domingo habría obligado a Unai Emery a hacer rotaciones importantes porque, presuntamente, consideraría más importante lo que hay en juego en Gdansk, donde además, si ganara, se clasificaría para Liga de Campeones.

Con la rectificación de la Liga se puede suponer que el Villarreal no llegará a Valdebebas con los brazos bajados. El cambio ha sido justo y benéfico.

Posdata. En el gremio de entrenadores se anuncian movimientos sísmicos. Hay varios cara y cruz.