Militao no ha decidido la Liga

El Barcelona perdió la gran oportunidad de convertirse en líder, pero ello no parece tener trascendencia. El Atlético pudo haber ganado en el Camp Nou y con ello, prácticamente, asegurar el título y no lo hizo. Pero esto tampoco es cuestión fundamental para el análisis de lo que está sucediendo en la Liga. Los tres grandes de la competición han perdido puntos ante equipos sensiblemente inferiores. Todos tienen en el historial de la presente campaña una tarde amarga, un encuentro, incluso varios, en el que no se hallaron y echaron a perder parte de la campaña. Pero nada de ello va a misa. Aquí no cuentan los puntos perdidos en contra de todo pronóstico. Aquí, por lo que se ve, sólo existe el penalti de Militao, jugador que en los últimos encuentros había tenido actuaciones sobresalientes, pero como un defensor más ha cometido el error, involuntario como siempre que ocurre algo similar, de tocar con un brazo el balón dentro de su área. El penalti era claro, como lo era el de Bono a Benzema si no hubiera precedido el de Militao. Pero escuece más de la cuenta. Hasta Zidane, hombre que suele mostrarse sereno ante las decisiones arbitrales, incluido el VAR, esta vez rompió su norma y le pidió explicaciones al juez de la contienda.

Los penaltis al modo Militao los ha habido en casi todos los campos. Que yo recuerde hubo uno pitado a Gayá, que en aquel momento ponía al Valencia cerca del descenso. El fuera de juego de Odriozola es de los que resulta lamentable que se sancionen porque por tan poco espacio el lamento es mayor. El Madrid. si no consigue el campeonato, tendrá como arma arrojadiza el penalti señalado a Militao y no la derrota ante el Cádiz pongamos por caso. El Barça, si pierde el título, tendrá que recordar su pinchazo en casa ente el Granada. Al Atlético también se le han escapado puntos cuando llevaba once de diferencia y un partido atrasado. Supongo que algún colchonero tendrá la paciencia de analizar tales pérdidas, pero en silencio aunque seguro que tendrá a mano una coartada contra el VAR.

No ha habido ocasión para que el Barça cargue contra los favores al Madrid, como ocurría antaño. Hay cuestión, sin embargo, en que el Madrid no haya ganado al Sevilla, equipo que lo tuvo contra las cuerdas en la primera parte y en minutos en que dio la impresión de que sus jugadores estaban en un entrenamiento. Pero claro, lo de Militao llegó cuando la victoria estaba al alcance de la mano. Cargar contra Militao sería injusto, como viene siendo que no se adjudiquen a Courtois muchos de los puntos conseguidos. La Liga aún no ha terminado y falta la sentencia definitiva. Lo de Militao sólo debe ser un argumento sin peso específico.

Posdata. Nos faltará el memorial de agravios de los tres que desciendan a Segunda.