Semana para defender dos títulos

El Real Madrid se juega la final de la Liga de Campeones ante el Chelsea. Acude al partido de vuelta sin haber logrado ventaja en Valdebebas y con el inconveniente de encajar un gol de los ingleses. En Londres necesita ganar para conquistar una más de sus finales. Al menos en caso de empate tendría que ser a dos tantos. El Madrid, que aún tiene mucho que decir en la Liga española necesita dejar en Europa la imagen de la mejor de sus tradiciones. Disputa esta semana dos partidos trascendentales. El de Londres pone en juego acabar la temporada como en los mejores tiempos. En Madrid precisa derrotar al Sevilla para mantenerse en disposición de ser campeón. Esta semana podría afirmarse que es la más decisiva de la temporada. Mientras el equipo de baloncesto ha sido eliminado de su Superliga, en fútbol ha de remontar y sentar plaza de aspirante a los dos títulos en los que todavía compite.

Zidane, que nunca pierde la sonrisa beatifica con que acude a las conferencias de prensa, está convencido de que en los dos torneos en que está involucrado tiene puestas todas sus esperanzas. Para mejora de la situación, en la defensa recupera a dos jugadores importantes. Por una parte, Sergio Ramos apuntala el centro de la zaga en el que es baja Varane y Mendy, que ha protagonizado un final de temporada espectacular, puede ocupar una plaza en el centro o bien en el lateral desde donde prodiga sus jugadas de ataque ya acude al gol como un delantero.

El equipo madrileño ha vivido una campaña en la que las lesiones han sido preocupación constante. Que yo recuerde nunca han tenido los futbolistas tantas lesiones musculares. Ha habido días en que Zidane ha tenido dificultades para formar un conjunto con hombres ocupando sus lugares naturales y de ahí que haya tenido que recurrir más de una vez a gente de la cantera.

Tales inconvenientes no han sido suficientes para descolgarse de las plazas importantes tanto en España como en Europa. El Chelsea obliga a remontar y ello no será fácil, pero en ocasiones como la presente siempre se confía en que reaparezca el mejor espíritu europeísta y se solvente el problema.

Posdata. El City de Guardiola tiene su Liga en la mano y ante el París Saint Germain aseguró su pase a la final de Liga de Campeones.