A la Roja le falta melodía

Luis Enrique tiene buenas intenciones. Está empeñado en llevar a la selección a los más jóvenes con más futuro. El deseo es recomendable y plausible. Sin embargo, a estas alturas de la película deberíamos saber quiénes son los personajes protagonistas y los actores secundarios. Es decir, precisamos conocer quiénes son los de la batuta y los que sigan el ritmo. Los violines y los instrumentos de viento. El seleccionador ha tenido siempre la idea de que la renovación es imprescindible. En el momento actual más que renovación parece que lo más conveniente es el cambio. A la orquesta nacional le falta más música y en ella, como defendía el recientemente fallecido Antón García Abril, debe haber más melodía.

Al seleccionador se le reclamará siempre que equilibre las cuerdas a fin de que lo que predomine por un lado no lo descomponga el contrario, De momento al equipo le falta armonía en el centro del campo. Juega más a impulsos. Las bajas de Pau Torres y Sergio Ramos han descompensado la zaga. En la banda izquierda ha recuperado a Jordi Alba pero en la derecha sin Navas ni Carvajal el equipo tiene poca penetración por este lado. Para la composición melódica ya está claro que debe estar Pedri. Ya no se le puede restar la importancia que ya ha empezado a tener. A su lado hay que ajustar más los nombres. Busquets tiene fácil recambio con Rodri, pero debe decidir cuál de los dos ha de seguir como vigía del centro del campo.

Con el gol in extremis de Dani Olmo parece que Luis Enrique lo mantendrá con el fin de que vuelva a ligar con Alba y Pedri por la banda izquierda. Se trata de ir acoplando a los jugadores y sobre todo crear el fundamento del conjunto. Los mejores equipos de la historia se han basado en quienes han sabido organizar la creación de las jugadas de gol. Y de defensa a delantera es necesario contar con al menos ocho o nueve jugadores considerados imprescindibles. Aquellos sobre cuya titularidad nadie tenga dudas. Tal vez con los deseos de renovación se tarde en lograr la alineación que se pueda recitar como las mejores de antaño. Sin ella no habrá grandes aspiraciones.

Posdata. La selección nacional cuenta con pocos jugadores de Barça y Real Madrid. Es preocupante el número de futbolistas españoles enrolados en clubes extranjeros. Y a lo mejor hay demasiados foráneos en nuestros clubes.