Pedri, en la onda de los artistas canarios

Pedri había triunfado en el Barcelona y para su auténtica consagración como futbolista estrella necesitaba convertirse en jugador internacional. Le faltaba convertirse en miembro del selecto grupo de miembros de la selección nacional y en Tiflis lo consiguió. No ha sido fácil que los mejores canarios acaben siendo imprescindibles en el equipo nacional. A Pedri le faltó algo más de confianza durante el primer tiempo, pero en el segundo se sintió seguro de sí mismo y comenzó a dejar sentado que debe ser pieza fundamental en el juego del equipo si se precisa que exista una imagen reconocible, duda que hay que despejar.

La historia no está a favor de los canarios. En todas las épocas ha habido futbolistas de las islas que han sentado cátedra y los seleccionadores han contado con ellos. Sin embargo, ni siquiera en sus mejores momentos lograron el mando en el conjunto. La lista de jugadores isleños que han tenido la admiración de todo el fútbol español es larga y bastaría con recordar los nombres se Campos, Arocha, Silva, Rosendo Hernández, Molowny y más recientemente Guedes, Tonono, Valerón y Silva. Todos ellos han sido figuras sobresalientes, pero en algunos casos les ha faltado más empuje físico, o al menos de ello se les ha acusado, y por ello incluso han formado en la selección de forma esporádica. Reticentemente, a Silva lo cambiaban en cuanto había que hacer alguna modificación. Injusta y erróneamente.

Algunos de los citados, y los muchos que no menciono, han poseído futbolísticamente calidad excepcional, pero nunca ha habido uno de ellos que haya tomado el mando en la selección. Todos, en general, han practicado el fútbol sin asomarse a las jugadas con peligro para el adversario. No han sido pegadores sino finos estilistas. Pedri está en la estela de los canarios que dejan huella. Pese a su juventud ya no puede ser tomado como figura en ciernes. Ya es futbolista cuya presencia en el campo es notoria. Después de lo que hizo en el segundo tiempo en Georgia, no parece probable que Luis Enrique lo considere jugador a quien hay que dar oportunidades para que se convierta en jugador básico. En el panorama actual del fútbol español ya es imprescindible. Es tan joven que está en condiciones de que deseemos que, por una vez, un canario tenga mando en plaza.

Posdata. Luis Enrique debe decidirse por su once ideal. Algún cambio es aconsejable, pero tantos es manejar la inconsistencia.