Al Atlético le agobia la presión

Al Atlético no le va la presión. Cuando llevaba ventaja que hacía presumir que el titulo lo tenía cada vez más próximo jugaba con pocos agobios, aunque siempre le costó ganar los partidos. Ni siquiera la afortunada Liga que estaba protagonizando Luis Suárez y la explosión de Marcos Llorente le daban impulsos para mirar hacia adelante sin nervios, pero desde que ha perdido el paso y ha visto reducida su diferencia con Barcelona y Real Madrid le cuesta ganar los partidos. La eliminación en Liga de Campeones no le ha ayudado para mantener la moral. La consigna de Simeone de “partido a partido” empieza a ser algo así como aviso para barcos pesqueros y navegación de cabotaje. En cada encuentro hay síntomas preocupantes. La ausencia de Suárez en el marcador de los últimos partidos se rompió contra el Alavés y de nuevo con victoria poco deslumbrante se aferró al liderato.

El Madrid, que jugó el sábado y venció en Balaídos con nueva exhibición goleadora de Benzema, se acostó en la segunda aplaza de la tabla. Faltaba que el Barça jugara el domingo en San Sebastián y el resultado de este partido, con victoria azulgrana, puso de nuevo la clasificación en sus justos términos. El Atlético mantiene el primer puesto con cuatro puntos de ventaja por encima del conjunto barcelonés y seis ante el Madrid.

La Liga da la impresión de que mantendrá más emoción por las menores diferencias entre los tres. El trío ha entrado en la parte decisiva del campeonato con los equipos menos fiables que de costumbre. Hay una condición que los iguala y es la eficacia de sus guardametas. Courtois resuelve las cuatro ocasiones que se le presentan, Oblak salvó dos puntos ante el Alavés con la parada del penalti que pudo haber puesto el empate en el marcador. En el Barça hay días en que es más importante Ter Stegen que Messi. En cada encuentro salva el gol que podía ser el pinchazo. En Anoeta los barcelonistas volvieron a las mejores noches goleadoras. Se estrenó el lateral Dest -dos, uno de rebote- y al equipo se le vio más frescura que otras noches.

La historia dice que los campeonatos se ganan a partir de marzo. Los datos actuales presentan ventaja de barcelonistas y colchoneros sobre los madridistas. Estos son los únicos que han sobrevivido a la criba de Liga de Campeones y por ello están obligados a disputar más partidos mientras los otros dos tendrán más días de descanso.

Posdata. Si en el sorteo de Liga de Campeones valieran las peticiones habría dado el resultado solicitado en el Bernabéu. La fortuna mostró el mejor de los caminos hacia la final. Y fue cara al público. Sin ningún clase de amaños.