Bartomeu echa una mano a Zidane

Zinedine Zidane se ha visto favorecido por el “Barçagate”. El expresidente azulgrana ha quedado en libertad con cargos. El entrenador del Madrid continúa en su puesto pero en entredicho. De no haber surgido el problema del club catalán el entrenador madridista habría recibido más críticas de las que le cargaron después del empate con la Real Sociedad. Es evidente que  Barcelona y Madrid son vasos comunicantes y cualquier problema de uno de ellos se puede trasladar al otro. En este caso el asunto está en que se han encontrado con problemas distintos y realmente uno de ellos, el Madrid, ha salido más favorecido.

Bartomeu ha tenido que pasar el trago de una noche en un calabozo policial y ahora se enfrentará a la acusación de malversación por el contrato con una empresa dedicada a perjudicar a determinadas personas, Messi y Piqué incluidos, y favorecer su imagen como presidente barcelonista. Su problema será largo porque ya se sabe que la justicia no es rápida y lo veremos en el banquillo. Los culés pueden sentir cierto alivio porque el club ha sido exonerado. La culpabilidad es para Bartomeu y su asesor. Es cuestión que atañe a dos personas y no a la entidad.

Zidane ha tenido varias actuaciones en las que no ha hecho los relevos de manera muy feliz. Se ha volcado en la cantera tal vez para justificar las carencias de la plantilla en la que desgraciadamente para él, y consecuentemente para el club, las lesiones han sido casi pandemia. Zidane tiene grandes defensores que echan mano de su historia y de las tres copas de Europa parea justificar su actuación. Son los avales a que recurren sus defensores para paliar los disgustos de la presente temporada en la que, en varias ocasiones, ha recibido los palos de los que parecía indemne.

Al entrenador del Madrid ya le anuncian despedidas. Los especialistas en la Casa Blanca ya dan por hecho que están planificando el futuro sin su consentimiento. Los cambios de sistema y de futbolistas contra la Real han sido detonante.

Posdata. En Mestalla anuncian más ruina. El mayor accionista, el inefable Pete Lim, plantea, como propuesta para la temporada venidera, venta de laso mejores jugadores y fichajes de medio pelo.