El Madrid, con lo puesto, no pasó apuros

Hubo que esperar a la segunda parte para que el partido tuviera razón de ser. Es decir, los goles. Llegaron por parte del Madrid que, con anterioridad, únicamente había enviado un remate de cabeza de Benzema al larguero y un remate de Modric salvado de extraña manera por Soria. Por parte getafense, ni un remate a puerta. El Getafe trató de dar más marcha al juego y puso en el césped de un solo golpe a Kubo, Aleñá y Mata. Y con los tres en el campo llegaron los dos tantos, los marcados por Benzema y el inesperado Mendy. El Madrid, con el marcador a favor, únicamente cambió a Marvin por Arribas y a falta de un cuarto de hora entró Isco por Asensio. Ya estaba todo el pescado vendido a pesar de que Bordalás aún dio paso a Unal y Timor. Los cambios en el once no le dieron resultado alguno. Para el Madrid, la victoria tuvo nuevo contratiempo porque a la larga lista de lesionados se unió Marcelo después de haber protagonizado un buen partido.

El Real Madrid acudió a la recuperación del primer partido de Liga con lo que se puede denominar alineación de circunstancias. Zidane contaba con los justos y añadidos del filial para completar la convocatoria. Con tales adversidades a la que tuvo que sumar la ausencia por sanción de Kroos, jugador fundamental en el juego del equipo, sorprendió con la nueva suplencia de Isco. De éste se había dicho que en días anteriores había padecido problemas en la espalda. Llamarle para este partido se suponía que le garantizaba la vuelta al primer equipo. Pero Isco no cuenta con el beneplácito de Zidane y de ahí que se apañara con una defensa en la que Mendy era central por la izquierda y Marvin se convertía en extremo derecha. Isco entró en los minutos finales

El mando del juego se lo quedaron Modric, que estuvo a punto de marcar en la única jugada de peligro, que resolvió Soria, guardameta getafense  con cierta fortuna, y Asensio a quien se le está observando el crecimiento que de él se espera. Tras la lesión que padeció se ha ido recuperando para ser pieza fundamental. Tanto como Casemiro que está siempre a las duras y las maduras. En esta ocasión uno de los habituales descartados, Marcelo, que ejerció de capitán, volvió a ser futbolista incisivo y del que siempre hay que aguardar alguna jugadas con peligro de gol. Su centro posibilitó el remate de Mendy para la segunda diana.

El Getafe tuvo a su animoso entrenador, en un palco a causa del rifirrafe del partido de Sevilla. Bardalás pidió refuerzos invernales  y le concedieron a Kubo, que estaba en el Villarreal, sin pena ni gloria, y Aleña canterano barcelonista. Ayer juntó en la defensa a Sofian Chakla, cedido por el Villarreal. Ante adversario que mandaba, pero con poca mordiente, el Getafe se mantuvo en su línea, Arambarri y Maksimovic trataron de desarmar el centro del campo madridista y todo el equipo con Cucurrella, siempre a la espera de la jugada de contragolpe, se dedicó fundamentalmente a defender su portería. En toda la primera mitad no lanzó un solo disparo a la portería de Courtois. Con ese sistema tan poco ofensivo era natural que el guardameta madridista pasara los minutos sin sobresaltos. Trató de reaccionar en la segunda mitad, pero en ningún momento apretó a Courtois. El mejor juego de la segunda parte se debió a la reacción y a la mayor velocidad de ambos contendientes, pero el Madrid continuó siendo superior.