El Madrid, con lo justo

Real Madrid y Getafe se enfrentan en Valdebebas para recuperar el partido de principio de temporada que no se pudo disputar. Es examen de recuperación. Es ocasión en la que están en juego más circunstancias de las habituales. El Madrid tiene trece jugadores del equipo titular y tres de ellos son porteros. Zidane ha tenido que recurrir a cinco futbolistas del filial para cerrar la convocatoria. El entrenador madridista tiene tantas dificultades para juntar once con vitola de miembros el primer equipo, que para empezar, solo cuenta con Nacho, Varane, Marcelo y Mendy como defensores acreditados. Por el contrario, el Getafe, que ha ido perdiendo el paso a medida que va transcurriendo la competición, llega con el ambiente enrarecido después de lo sucedido en Sevilla. Zidane tiene que recuperar a su equipo y lo tiene muy difícil. Bordalás, que venía siendo objeto de insinuaciones con respecto al juego de su equipo, esta vez no estará en el banquillo. Fue expulsado del Sánchez Pizjuán al tiempo que el árbitro tomó idéntica decisión con Julen Lopetegui por la bronca que se armó tras la entrada de Djené a Ocampos que, afortunadamente, todo quedó en esguince de tobillo y no fractura como en principio se pensó.

En el Madrid, por si le faltaba algo, no puede contar con Kroos, sancionado por las cinco tarjetas de rigor. El equipo tendrá que hacer gran esfuerzo físico porque los cambios únicamente tienen nombre de jugadores del Castilla. Contra el Getafe nunca es fácil jugar porque su entrenador ha sabido extraer de su plantilla en cada temporada el mayor de los réditos Sus futbolistas van siempre a por el balón cualquiera que sean las condiciones en que se compite.

Bordalás lleva tiempo siendo objeto de críticas de algunos colegas adversarios. En más de una ocasión se ha afirmado que los suyos juegan al borde del reglamento y de ahí que una entrada como la padecido por Ocampos se interpretara entre los sevillistas como prueba evidente de los modos que imprime Bordalás. Lopetegui reaccionó inadecuadamente y de ahí la trifulca.

Es de temer, que a partir de ahora lo árbitros miren con más prevención a los getafenses.

Posdata. El Villarreal practica buen fútbol, pero se ha convertido en el rey del empate. Con tanta igualada la Liga de Campeones se aleja.