Zidane llegará al final de etapa

Todos los entrenadores toman asiento en el banquillo de los acusados. Los de Real Madrid y Barcelona con más razón. Sobre todo porque las exigencias son mayores y se les supone campeones en cada competición. También en el Madrid los técnicos son de quita y pon por muchos triunfos que consigan. Era, sin embargo, inesperado que se cantaran tantas coplas a las malandanzas del Real, a pesar de perder dos títulos en una semana y opciones para el tercero. Zidane, con todo, parecía que gozaba de todas las bendiciones del club. Y especialmente, de Florentino Pérez que entre sus virtudes presidenciales tiene la de no despedir entrenadores a las primeras de cambio. Zidane fue un día su primera opción y con él ganó títulos incluidos los más prestigiosos como son los europeos. A él recurrió cuando se torció el rumbo y con él volvió a triunfar. Sin ir más lejos, en la pasada Liga en la que desplazó al Barcelona que se había enquistado en la zona y parecía que nadie lo podía expulsar de ella. A Zidane le tocaban las palmas, ahora las virtuales porque los campos están vacíos, y habría sido casi impensable que el Bernabéu se hubiera apuesto de manos con derrotas como las padecidas. En la Casa Blanca pueden pensar en cambiar para la próxima temporada, pero en modo alguno están meditando en el despido inmediato aún en el caso de que hubiera más tropiezos humillantes.

No creo que Florentino Pérez medite la posibilidad de cambiar a Zidane para contratar a un salvador que lleve el equipo en la ronda final de la Liga continental. El equipo no está para experimentos y solamente Zidane, que conoce sobradamente la plantilla, puede enderezar el rumbo. Es cierto que ha cometido algunos errores. Sobre todo en los cambios durante los partidos en los que no siempre ha estado acertado. Es también verdad que ha tenido que recurrir a las viejas glorias sin que haya aportado grandes novedades en el juego. Está creciendo Asensio, pero hemos perdido visión aproximada de Vinicius, jugador que de ser revolucionario en su banda ha pasado a ser suplente y poco efectivo en los momentos en que ha sido alineado.

Las lesiones no han sido las mejores compañeras de la campaña, aunque no hay equipo al que no se le hayan caído varios de sus jugadores fundamentales; por las circunstancias en que se acabó la anterior Liga, por cómo se empezó la actual y por el exceso de partidos oficiales que hay que disputar. El Madrid sufre hasta para ganar al Elche, pero aguantará entre los primeros y se lo jugará todo en Liga de Campeones. Con Zidane en el banquillo.

Posdata. El Levante se ha alejado de los puestos de peligro y se ha plantado en las semifinales de Copa. El club está bien dirigido y administrado. Es un ejemplo para su vecino el Valencia.