Messi adormece la crisis del Madrid

El contrato de Messi está sirviendo de placebo para el Real Madrid. Las informaciones sobre el salario del jugador marginan la crisis deportiva del Benabéu. El club, históricamente, ha tenido la fortuna de que sus momentos más delicados han sido amortiguados con otros acontecimientos. Por el contrario, los éxitos del Atlético han tenido siempre algo de sordina porque han rebajado sus alegrías cuando los medios informativos han tenido más miradas hacia otros puntos de vista. Messi ha proporcionado, como consecuencia, que se medite menos sobre la temporada madridista e incluso sobre la no renovación del contrato de Sergio Ramos.

En el Madrid necesitan más respiradores que los enfermos del coronavirus. Da la impresión de que le equipo está exhausto como prueban las derrotas en la Supercopa, la Copa del Rey y la Liga contra el Levante. Es difícil hallar en la memoria tramo tan infausto. Tal vez de cuanto sucede en el club lo más grave comience a ser la permanencia de Zidane al frente de la plantilla. Los pronósticos auguran final de etapa al acabar la campaña. Los más fervientes madridistas aún cuentan con la posibilidad de que gane la Liga de Campeones con lo que la destitución sería muy complicada.

El Barça que tampoco ha protagonizado una temporada ejemplar ya está por delante del Madrid aunque sea por la cuestión goleadora. Los azulgranas estaban más que desahuciados y, pese a su irregularidad, ya se han colocado en el segundo puesto de la tabla. Hace unas pocas jornadas se juzgaba irónicamente que a lo más que podía aspirar era a clasificarse para el torneo europeo y nunca para ganar un título. El de Liga parece que está en manos del Atlético y el Madrid tampoco está por la pelea.

Messi, que copó todos los titulares del domingo se plantó ante el Athletic con el deseo de justificar su salario. Y lo hizo porque no solo marcó un gol sino que creó las mejores jugadas y ayudó a su equipo como en las tardes más inspiradas. Como consecuencia hubo columnas en las que se justificó que cobre tanto. Y estamos ante la incógnita de Sergio Ramos, pero de este asunto habrá que hablar otro día. Hay mucha gente en un sinvivir.

Posdata. Adrián Campos fue uno de los pioneros de la Fórmula 1. El nieto de don Luis Suñer (Avidesa)) fue tan generoso en su dedicación profesional como en el apoyo a los que empiezan. Algo le debe Fernando Alonso.