Pau Torres, alternativa a Ramos

El Real Madrid está dispuesto a renovar el contrato de Sergio Ramos, pero a la baja. El club quiere un año y el futbolista, dos. Florentino Pérez maneja con la mayor equidad posible los dineros y el representante de Sergio, su hermano, solo entiende de aumentos. En años de pandemia las economías de los clubes no están para incrementos, sino para lo contrario. En la anterior renovación el jugador necesitaba fichaje estratosférico porque estaba acuciado por problemas empresariales propios. Amagó con irse a China y Florentino le arregló las cuestiones financieras y fue generoso en el contrato. Entonces era auténtico número uno y aún aportaba tiempos de gloria. El Madrid no le dejó escapar. Ahora, han cambiado las tornas.

Sergio se proclama número uno en su puesto y en la plantilla y la entidad ya sabe que, con sus años, el futuro empieza a no ser tan perfecto. En estos juegos de fichajes en los que cada cual aporta sus argumentos, Ramos tiene uno en contra muy importante: la posibilidad de que el Madrid fiche un jugador joven y de gran futuro. El nombre de Pau Torres está sobre la mesa. Sergio ya no es imprescindible pese a su innegable condición futbolística en la que ya ha flaqueado más de una vez y ha tapado sus errores marcando goles. Ante la portería contraria ha estado más brillante que en defensa de la propia,

El Madrid incluso contrataría a Pau Torres para que formara, como en la selección, pareja con Sergio. El villarrealense aporta más seguridad que Varane. En los últimos años, Ramos estaría más protegido con Pau que con el francés. Parece evidente que la mejor operación sería fichar al villarrealense y conservar a Sergio para que la conexión no se perdiera, pero en la operación hay muchos euros en danza. El Villarreal tiene a Pau con cláusula de 50 millones de euros. Para concretar esta operación el club no desearía poner a Ramos otra vez por las nubes. A favor de Florentino está el hecho de que Modric ya ha llegado a un acuerdo y no ha exigido salario de galáctico.

Sergio quiere dos años y tal prolongación la aceptaría el Madrid, pero en ningún caso por los dineros que pide el representante. Dos años más, sí, pero a menor cuantía de lo que supone ahora una temporada. Es decir, nunca doble tiempo por doble cantidad.

Posdata. Los futbolistas no se han hecho a la idea de lo que vale un peine. Lucas Vázquez también quiere mejor salario.