Neymar, ejemplo de insolidaridad

Entre los futbolistas brasileños han sido más los que ha creado problemas que aquellos que se han sumado a la norma general del equipo, a la disciplina, y han estado lejos de problemas de tipo social. Se da la circunstancia de que los más problemáticos han sido los mejores, las grandes estrellas. Por ejemplo: Romario y Ronaldinho. A todos, sin embargo, ha superado Neymar. Éste, que en los años en que perteneció al Barcelona ya protagonizó viajes a su país para celebraciones tan imprescindibles como el cumpleaños de una hermana, ha vuelto a ser primera página por su fiesta con quinientas personas en un país en que su no menos descerebrado presidente, también se rio del coronavirus. Neymar, en momentos tan delicados como los actuales, cuando las muertes en su país son de récord diario, juntó en una discoteca a tal cantidad de personas de las que es presumible pronosticar que saldrán algunos casos de contagios.

El caso de Neymar es el más exagerado de cuantos hemos tenido conocimiento. Un futbolista que no resiste una temporada sin varias lesiones, y algunas de las cuáles no sería inoportuno cargar a su estilo de vida, no es el mejor de los ejemplos para la juventud que lo tiene como espejo deportivo. A este tipo de deportistas les trae al pairo que los clubes les impongan sanciones porque su respuesta es amenaza de bajo rendimiento. Suelen tener a los directivos cautivos de popularidad y de los afectos de la parroquia, que siempre está dispuesta a perdonar y en muchos casos a arremeter contra sus propios dirigentes. Aplicarles las normas de la casa suele acabar en contra de los administradores de la entidad.

Uno de los problemas que aportan los brasileños es su deseo de acudir a intervenciones quirúrgicas y tratamientos diversos a clínicas de su país. Hace años, Chicao, extraordinario jugador del Valencia, regresó con tal infección que a punto estuvo de perder una pierna. En Barajas lo recogió una ambulancia y fue directamente a un hospital. Salvó la pierna, pero no su carrera que fue muy a menos.

Posdata. El Barça ha justificado la mayor vacación de Messi en Argentina con el argumento de que se está recuperando de una lesión de tobillo. Debe ser que en Barcelona no tenía mejores condiciones para su puesta a punto.