Partido de héroes y villanos

En menos de medio minuto el juego retrató dos villanos. Varane, que se está especializando en cometer graves errores que cuestan goles, hizo la primera y dejó a Soldado mandar en inesperado ataque en el que Antonio Puertas, con todo a favor, malogró el gol. No fueron los dos únicos a quienes hubo que repasar las lecciones del día porque Courtois también hizo una salida en la que no saludó a nadie y menos aún al balón que necesitaba sus puños. Asensio estuvo a punto de ser el héroe porque dio un taconazo que que se estrelló en un poste y, posteriormente, dio el centro con el que Casemiro batió a Rui Silva y fue el comienzo del triunfo que selló Benzema.

Zidane ya tiene claro cuál es su equipo y de ahí que desde que las cuentas le salen apuesta por no cambiar. Ante el Granada tuvo que sustituir a Modric, por lesión y alineó a Valverde que es uno de los quince que puede estar en los partidos. Zidane, al tiempo que ha optado por la vieja guardia, con Lucas Vázquez de comodín, también ha puesto en almoneda a varios de sus futbolistas. Da la impresión de que ya no están Marcelo, Isco, Jovic y Mariano. Los descartes no le inducen hacer rotaciones y ello, que de momento es política satisfactoria, puede ser en el futuro grave inconveniente. Los jugadores madridistas, como los de otros clubes implicados en la participación en copas europeas, acaban sintiendo sobre sus músculos un peso exagerado y de ahí las lesiones. Isco tuvo minutos en la segunda parte para relevar a Valverde que acusaba cansancio.

En el capítulo de lesiones el Madrid se topó con la de: Rodrygo, que en el minuto 37, fue sacado en camilla por lesión muscular que dados sus gestos de dolor pareció seria. Asensio, que está en la lista de los posibles, le suplió. Madrid y Granada jugaron fútbol rápido, sin muchos miramientos aunque no hubo feos gestos. Los nazaríes, que el año pasado fueron la revelación se mantienen en Liga Europa y contra los madridistas lucieron un ejercicio físico enorme lo que parecía que no pudieran mantener en la segunda parte.

Los contragolpes del Granada pusieron serios peligros en el área de Courtois y en el penúltimo minuto del primer periodo de nuevo tuvo la oportunidad del gol. Esta vez Antonio Puertas estaba en fuera de juego y tampoco resolvió favorablemente el remate a puerta a dos metros del larguero.

La segunda parte fue de mayor dominio y precisión del Madrid. Ganó más balones y especialmente por la banda derecha, con Carvajal pletórico, creó jugadas en las que los defensores granadinistas se tuvieron que emplear a fondo. No se rindió el conjunto andaluz y trató de equilibrar el resultado. Hasta el final los madridistas tuvieron que resolver los ataques que el entrenador visitante había tratado de potenciar con delanteros con menos cansancio como Molina y Luis Suárez.

El Madrid tuvo que sufrir para mantener la racha de victorias con las que está cerca del liderato. Ha enlazado varios triunfos, pero no acaba de mostrar la superioridad que se le ha de suponer. Ya en los minutos de prolongación llegó la jugada de Isco y el remate de Benzema con sentencia final.