Laporta, golpe de efecto en el Bernabéu

La campaña electoral a la presidencia del Fútbol Club Barcelona se ha desatado en Madrid. Joan Laporta ha dado el primer golpe de mano popular con el cartel que ha colgado en las inmediaciones del estadio Bernabéu. “Ganas de volver a veros” es eslogan barcelonista cuya significación se presta a diversas interpretaciones. Las elecciones barcelonistas, desde el primer día en que se pudieron celebrar, tuvieron reflejo social. Fue el primer club que tras la Guerra Civil que obtuvo el plácet para que hubiera urnas. Las elecciones siempre fueron disputadísimas y crearon gran ambiente en la ciudad. El barcelonismo no solo fue a depositar sus votos pensando solamente en los valores deportivos del candidato. Detrás de cada nombre había historia. Una vez ganó un falangista, Miró Sans, pero en otras ocasiones valieron otros méritos políticos. Como los catalanistas de la familia Montal o los que llevaba en su pedigrí Raimón Carrasco, hijo del político democristiano catalán, Carrasco Formiguera, fusilado por los franquistas durante la Guerra Civil. Raimón Carrasco, como presidente en funciones, consiguió las primeras elecciones a la presidencia azulgrana. Nicolau Casaus, que fue condenado a muerte y posteriormente indultado, cambió su candidatura por el pacto con José Luis Núñez de quien fue vicepresidente. Nicolau se ganó el aprecio general de todo el fútbol español. Fue un caballero.

Laporta presenta en su biografía claro tinte independentista y va a usar sus armas dentro del aspecto catalanista. Quienes le voten sabrán de antemano que es lo que prefieren. Su presencia propagandística en Madrid indica cual va a ser su actitud con respecto a su gran rival. Ha puesto cerco publicitario al Bernabéu. José Luis Núñez también se acercó al recinto madridista, pero con la construcción de un edificio en la Avenida del General Perón.

Laporta con su cartel reta al madridismo y al mismo tiempo indica al barcelonismo cuál va a ser una de sus principales misiones: derrotar al Madrid. Tengo la impresión de que su efecto propagandístico tendrá efectos electorales. El primer partido que juega no es contra sus adversarios, sino contra el Madrid y ello, presumiblemente, ha de tener efectos secundarios. Y mensaje subliminal diciendo que lo importante para los catalanes son las urnas.

Posdata. La Federación ha hecho participe de la Copa al futbol profesional y al modesto. Para algunos clubes es regalo de Navidad