Messi y Ramos, en primera fila

Vuelve la Liga tras el paréntesis de los partidos de la selección nacional y en lugar de analizar las cuestiones de suma importancia, como son las económicas, que agobian a todos los clubes, seguimos dedicados a los nombres propios. No hay modo de cerrar las especulaciones sobre el futuro de Sergio Ramos que está, en mi opinión, ligado al Real Madrid. Es imposible hablar del Barça sin que recurramos a la presencia de Messi. Esta vez, el argentino, que no suele ser orador sagrado, se ha despachado a gusto y ha dicho que está harto de que se le vincule con todos los males del Barcelona. Visto el panorama desde el puente da la impresión de que hay gentes que están haciendo lo imposible para que el jugador se marche. Ahora, la polémica ha surgido a consecuencia de las declaraciones del representante de Griezmann. Ha venido a decir que los problemas del francés tienen que ver con las actitudes de mando que ejerce dentro de la entidad el argentino. Nos han puesto a pedir de boca la discusión sobre el escaso rendimiento de Griezmann. Éste triunfa con su selección y en el equipo barcelonés todavía no ha levantado una lagartija por el rabo.

Hay gentes que tratan de poner a Messi en condiciones de mandar otro burofax, pero esta vez sin posibilidades de dar marcha atrás. Un presunto aspirante a la presidente del club, Víctor Font, ha afirmado que el fichaje de Griezmann no se debió hacer. Ha planteado, tal vez, el fondo de de la cuestión. Griezmann no cabía en el Barça para hacer la misma labor que hace Messi. La teoría de que todos los grandes jugadores se acaban entendiendo no se ha dado en este caso.

Mientras los barcelonistas no salen de sus dudas sobre el futuro del argentino los madridistas que tienen el convencimiento en más de un noventa por ciento de posibilidades de que Sergio Ramos seguirá en el club, observan atónitos como otra vez se especula con sus posibles fichajes fuera de España. Tal circunstancia no parece medianamente creíble porque la edad de Sergio ya no está para hacer grande planes de futuro. A él y al club les conviene llegar a un acuerdo. Esta vez no se habla de China, pero tampoco la situación económica del jugador es la misma. No tiene los aprietos de entonces porque los resolvió. Florentino Pérez tratará de mantener al jugador en la plantilla porque tiene gran significado en el vestuario. Otra cosa serán los tiempos de renovación de contrato y los salarios. Todo apunta a que el club le puede otorgar dos años más y menos dinero. Y todos contentos.

Posdata. Una jueza ha puesto contra la pared a Al Thani, presidente del Málaga. En Valencia hay gentes que se plantean si podría suceder algo similar con Peter Lim.