Alemania, juguete roto ante España

Luis Enrique sorprendió con alineación novedosa. Esta vez acertó porque el equipo respondió mejor de lo esperado y en el primer tiempo España ya ganaba por 3-0 y era contra Alemania que esta vez no parecía ganadora. De la selección se dice que no tiene gol y ello ha sido dogma de fe en algunos partidos. Contra Alemania fallaron todos los pronósticos pesimistas al ver el equipo. Marcó Morata, jugador del Juventus de Turin. Marcaron Ferrán Torres, primero, y Rodri después, ambos futbolistas del City que dirige Guardiola. Y Ferrán no se conformó y se anotó el cuarto y quinto. A falta de veinte minutos para acabar España goleaba por un rotundo y humillante 5-0 que ningún apostante se habría aventurado a pronosticar. El 6-0, marcado por Oyarzábal, fue la guinda. No se pudo pedir más. Lo que ocurrió a partir del primer cuarto de hora no tuvo nada que ver con lo sucedido después. España distinta a la de encuentros anteriores, veloz en las contras, firme en defensa y venturosa atacante por las bandas, se adueñó del balón. Alemania quedó, más que vencida, desfigurada. Imagen de impotencia total. Juguete roto.

Los tres primeros goles fueron la noticia porque con ello quedaron minimizadas las lesiones de Canales, sustituido por Fabián y Sergio Ramos suplido por Eric García. Los cambios convirtieron la selección en conjunto juvenil que acabó creyéndose que podía vencer a los germanos y clasificarse para la fase final de la Liga Europea.

Sergio Ramos no mostró plenitud de facultades contra Suiza y frente a Alemania se vio que no estaba en las mejores condiciones. Perdió alguna carrera y salvó los apuros Pau Torres, que se afirmó en el centro de la zaga, como Rodri en el eje donde no se echó en falta a Busquets. A Rodri es muy difícil quietarle el balón y siempre distingue el color de la camiseta a la que tiene que mandar el balón.

La Roja se adueñó del centro de la parcela y jugó con rapidez especialmente por la banda derecha en la que Ferrán Torres hizo diabluras y entró en el área con frecuencia. Por la banda contraria llegaron Gayá y Dani Olmo y la apertura del campo desmanteló la zaga germana. La entrada de Fabián fue benefactora y ello condicionó las contras alemanas que tuvieron más dificultades que al comienzo del partido.

Esta selección, en la que Luis Enrique ha confirmado a Unai Simón, para acabar con las especulaciones, dada la juventud de la mayoría de sus integrantes tiene recorrido. Hasta ahora, habíamos vivido en las incertidumbres del seleccionador quien, finalmente, parece que tiene clara la columna vertebral del equipo aunque tal vez necesita algún hombre de calidad en el centro. En principio, debe ser Thiago, ahora lesionado y con ello el juego trepidante tendrá la cuota necesaria para cohesionar el once. La apabullante victoria frente a los germanos no debe hacernos olvidar de que todavía no hay una Roja absolutamente definida. Está en camino.