No conocemos la alineación de la Roja

Luis Enrique no es seleccionador previsible. Hacer cábalas sobre la alineación de la selección es correr riesgos. Es poco probable acertar. El conjunto que se midió a Suiza durante el primer tiempo no se acercaba a lo que se puede suponer. En partido oficial ya no cabían pruebas y las hubo razón por la cual en la segunda parte, a la desesperada, cambió el equipo al dar entrada a Canales, Koke, Morata, Adama Traoré y Gerard Moreno. En Basilea hubo confirmación de que no hay selección con nombres fijos. Llegó el empate en el minuto 90, con centro de Reguilón y remate de Gerard Moreno. Y hasta ese momento vivimos el triste protagonismo de Sergio Ramos, que salvó un gol bajo el larguero en una excursión que hizo Unai Simón, y después falló dos penaltis. Tuvo en sus botas la victoria y sus penaltis a lo Panenka esta vez quedaron en agua de cerrajas. Para ser primeros de grupo, ahora, hay que ganar el martes a Alemania. La incógnita está de nuevo en saber por qué se inclinará el seleccionador El empate llegó con el plan B.

No fueron innovaciones las alienaciones de Sergio Roberto y Reguilón en las bandas porque fueron obligadas dadas las bajas de Navas y Gayá. Lo sorprendente fue que contara con Unai Simón. En mi opinión fue inesperado porque siempre ha sido partidario de De Gea a pesar de lo discutido que ha estado  en muchas ocasiones. Unai Simón no dio señales de seguridad ante Países Bajos a pesar de que hizo una buena parada. En Basilea hizo una salida en la que mostró sus indecisiones, impropias de un guardameta de la selección. El problema del equipo nacional no estuvo en los nombres citados. La cuestión estaba más arriba.

El centro de la defensa parece afianzado aunque Ramos comienza a padecer algunos problemas físicos y afortunadamente Pau Torres está más firme cada día. Sergio no tuvo la velocidad de otras veces. Luis Enrique sigue contando con Busquets como faro para restar problemas a los zagueros. Fiaban y Merino son buenos futbolistas, pero este trío no se parece en nada a la línea básica para crear juego. A veces, Fabián inventa algo, pero no basta porque el trío no está ajustado.

España sigue apostando por el falso nueve. En la lista estaban Morata y Gerard Moreno, hombres habituados a buscar el área y colocó a Ferrán Torres, Dani Olmo y Oyarzábal cuyos peligros fueron muy escasos, salvo algunos barullos en los que faltó precisión. Ferrán intentó las penetraciones por su banda y creó algún problema a la zaga helvética. Por el contrario, en la banda izquierda no hubo sensación de peligro. Suiza se adelantó con un gol de Freuler, que acertó a rematar una de las jugadas de Embolo por la banda derecha, en la que no estuvo bien marcado. Nunca encontró muchos obstáculos.

La selección no cuajó ante Ucrania en el partido de vuelta en el que hubo derrota. No entusiasmó ante Suiza a pesar del 1-0 y el amistoso con los holandeses dejó al aire muchas carencias. Lo que se creyó que eran simples pruebas se convirtieron en decisiones arriesgadas del seleccionador, que en Basilea tuvo que recurrir a cinco cambios, casi medio equipo, para intentar el empate con Suiza. De momento no hay equipo fijo. No podemos recitar la alineación.