Ya no valen pruebas

Estamos al principio. Conocemos los mimbres con los que Luis Enrique quiere componer su cesto, pero no sabemos todavía en qué orden los quiere ensamblar. Contra Suiza y Alemania no caben más probaturas Son dos partidos oficiales, dos encuentros de clasificación para la siguiente fase de la nueva copa europea de naciones y tenemos muy pocas certezas sobre el equipo más o menos ideal. Todo hace suponer que contará con De Gea para la portería y Sergio Ramos y Pau Torres para la defensa. A partir de ahí todo son incógnitas salvo que se mantenga en la idea de contar con Busquets como hombre ancla en el centro del campo. A continuación caben toda suerte de posibilidades.

Tras la actuación de Morata ante Países Bajos no es desdeñable que lo mantenga aunque para ello deje en el banquillo a Gerard Moreno. Alinear a los dos tal vez sería el modo de arriesgar en busca de la victoria. En Suiza no se debe perder la ocasión de puntuar porque el otro adversario con el que teóricamente hay que jugarse plaza de primera es, naturalmente, Alemania. Contar con Suiza en el cierre del paso sería fracaso.

Para esta ocasión ha recuperado a Fabián con lo que parece apoyo en la zona media. Se pueden barajar nombres y elucubrar sobre quienes han de estar en el punto de partida lo que no quita para sigamos sin conocer a ocho titulares indiscutibles como debe ser un equipo nacional. Sin embargo, esta carencia está basada en los muchos cambios que ha hecho Luis Enrique. Era pieza querida Ansu Fati y la lesión impide que continúe en el equipo. Ha vuelto a requerir la presencia de Adama Traoré lo que concede esperanza a la libertad de movimientos por una banda. Si juega. Con todo, lo inadecuado es el hecho de que no exista un plano bien trazado de lo que se desea. Once jugadores por mucha calidad que tengan necesitan coincidir más de una vez juntos. En el fútbol bien construido también se juega de memoria. Un centrocampista, por ejemplo, sabe que su balón hacia una determinada zona ha de tener la respuesta del jugador que instintivamente lo busque sin avisos previos porque la presiente.

Creo que Luis Enrique se ha planteado el futuro más que la inmediatez. Sospecho que tiene en la edición de esta segunda competición europea el paso previo a lo que desea para la auténtica Eurocopa y el Mundial. Quizá por ello tendremos que aguardar a conocer el autentico engranaje de la selección. Tal vez contra Suiza y Alemania haya menos pruebas y vaya más al grano.

Posdata. El Villarreal es capaz de jugar con once futbolistas españoles de los que más de la mitad son de su cantera. Un ejemplo a seguir. Con pandemia y sin ella.