Europa nos salva del tedio

En medio de una liga pandémica siete equipos españoles, cuatro en Liga de Campeones y tres en Liga Europa, son el toque de alerta de cada semana con sus compromisos internacionales. Europa, aunque sin público en las gradas sirve para que las ausencias sean menos. La televisión ha salvado al fútbol de la catástrofe que habría sido suspender la Liga totalmente. El fútbol del que disfrutamos, o padecemos, según se mire, tiene tantas carencias nacionales como internacionales. Así, el Barcelona, que domina la clasificación de su grupo con tres partidos y tres victorias, renquea en España en partidos en los que se le han visto más debilidades de las que en principio se le pueden adjudicar. El Madrid, por el contrario, manda en la Liga y en Europa, aunque lo probable es que pase de ronda, ha ofrecido tres actuaciones nada satisfactorias. Su grupo, tan alejado de las grandes gestas, le permitirá acabar decentemente pese a los errores cometidos. Ha bastado una sola victoria para acercarse a los puestos de mando.

El Sevilla ha tenido alternativas preocupantes en el torneo nacional y en Europa ha dado muestras de poseer fortaleza suficiente para salvar los perores momentos. Perdía 0-2 con el Krasnodar e incluso se quedó con diez por expulsión de Navas y fue capaz de remontar con la actuación espectacular de En. Nesyri que marcó dos tantos cuando los minutos anunciaban pesadilla.

El Atlético de Madrid, como el Madrid, juega en el alambre, pero tiene la ventaja de que, salvo imponderables, acompañará al Bayer Munich a la siguiente ronda. Tampoco el conjunto colchonero mantiene la firmeza que a principio de campaña se la pronosticaba. El refuerzo de Luis Suárez ha sido importante y más decisivo es el hecho del que el jovencito portugués, Joao Félix, ha comenzado a demostrar las condiciones de extraordinario jugador que mostró en Portugal y por ello se le fichó.

El Barça ha perdido las mejores de sus características: la posesión del balón y los goles de Messi. Se salvo, de momento, con Ter Stegen. El Madrid no acaba de completar partidos que justifiquen la identidad de sus futbolistas. Hazard, hasta ahora, no ha sido el galáctico que se desea. En el Atlético, Simeone continúa jugando a defensa firme y contundente. No tiene jugadores que templen en el centro y se puede salvar con fajadores y velocistas. El Sevilla tiene magnifica plantilla y lo justificará clasificándose junto al Chelsea. En España continuará apostando a los lugares de cabeza.

Posdata. Koeman y Zidane tienen mucho que modelar. Simeone y Lopetegui, con menos exigencias, sufrirán menos.