Madrid-Inter, superclásico europeo

La Liga de Campeones, que dejó de ser la Copa de Europa porque cambiaron el sistema de competición, aspiran algunos grandes clubes a convertirla en la auténtica Liga de Europa en la que participarían solamente los grandes y dejarían al margen al resto de los clubes de las naciones europeas. El deseo de quienes patrocinan esta idea está fundamentada en la NBA del baloncesto estadounidenses. Aunque no se ha publicado el reglamento general, se sospecha que a tal torneo tendrían opciones muy pocos porque no se trata de ascensos y descensos, sino de puestos propiedad de los participantes. Hoy, sin que se haya llegado a cuestión tan problemática, la Liga de Campeones llega de nuevo esta semana con la participación de los cuatro equipos españoles que aspiran a ganarla. Para los cuatro hubo pronósticos favorables en el sentido de que pasarían la ronda de liguillas. Inesperadamente, no va a ser fácil que todos lleguen a la fase de las eliminatorias directas. El campeonato actual no tiene más interés en la segunda fase que en la primera. A pesar de que en la segunda ya solamente participan los elegidos. Distinguidos también son los que se la juegan en la liguilla. Para empezar, el Real Madrid está obligado a derrotar al Inter para no perder el camino hacia la clasificación que aseguran los dos primeros de cada grupo.

El Madrid parece que ha levantado cabeza. Da la impresión de que, a pesar de las indecisiones de Zidane, las que se refieren a la composición de la alineación más eficaz, está en condiciones de no seguir perdiendo comba como ha hecho en las dos primeras apariciones. Una derrota y un empate no son la garantía con la que el Madrid solía acoger su tercer encuentro. Contra el Inter veremos un auténtico clásico europeo. El Inter de las mejores horas con Helenio Herrera en el banquillo y en el terreno de juego jugadores de tanta valía como Di Stéfano, Puskas, Gento, Luis Suárez, Mazzola, Corso y Jairzinho a quien el poeta español Vicente Gaos dedicó  un poema épico, el juego nos remonta a aquellas noches en que Santiago Bernabéu era anfitrión del presidente, Ángelo Moratti, quien se manejaba con dólares para fichar a los mejor del continente. Los Madrid-Inter han vivido varias generaciones que siempre han respondido al interés de ambos bandos.

En los dos conjuntos no hay ahora nombres míticos como los citados, pero siempre en cada ocasión, en todos los partidos en que se han enfrentado interistas y madridistas, el espectáculo ha merecido la pena. El Madrid se siente fuerte tras el triunfo en el Camp Nou  y esperanzado con el hecho de que al fin ha conseguido juntar entre los once a Hazard, la estrella que hasta este momento no había respondido a lo que de él se esperaba. El Madrid necesita ganar. No caben más dudas.

Posdata. El Atlético no ha jugado limpio con el Valencia por Kondogbia. Ha negociado con un jugador con contrato como hizo el Barça con Griezman y por ello sacó millones extra del Camp Nou.