Villarreal-Valencia, derbi de luces y sombras

El fútbol va más allá de Real Madrid y Barcelona. Especialmente, del Madrid, que ocupa mayoritariamente páginas de periódicos y horas de emisiones de radio. En España hay otras entidades que merecen atención cuando se estudian sus particularidades. Verbigracia: Villarreal y Valencia, que esta semana se enfrentan en uno de los derbis de la comunidad. Juegan dos sociedades que tienen dos administraciones totalmente opuestas. En Villarreal se juega con lo que se tiene sin alargar más el brazo que la manga. En Mestalla ya no se sabe cuál es la diferencia entre brazo y manga.

El Villarreal está dirigido por Fernando Roig, gran empresario azulejero, podría suceder que fuera uno de los tres más importantes de España, que de la misma manera que cuida con esmero sus empresas vigila con lupa los avatares del club en el que invierte horas y grandes dosis de buena dirección económica y futbolísticamente hablando. El Villarreal estaba en Segunda cuando llegó Fernando e hizo una promesa que incumplió. Prometió que llevaría al club a Primera en dos años y lo hizo en uno. Y desde entonces, veinte años en la elite y sin pasar apuros económicos porque cuando ha sido preciso ha sido el presidente, principal accionista, quien ha tapado el agujero contable. Año tras año ha sabido adquirir grandes jugadores y ha logrado sacar de la cantera futbolistas que han sido ejemplares como el caso de Santi Cazorla.

El Valencia tiene un accionista minoritario, un tal Peter Lim, que no se acerca por Mestalla, ni se sabe qué pretende con el club. Lim aparentemente, esta poniendo en venta la sociedad. Sería gran acierto si existiera una empresa capaz de recuperar para Valencia un club tan importante. Dirigido desde Singapur cualquier tropelía es posible. Como fue la de destituir a Marcelino y Mateu Alemany poco después de ganar la Copa del Rey al Barça.

Roig nunca promete más allá de lo que son las posibilidades de la entidad. Lim se comprometió a terminar el nuevo estadio y da la impresión de que está dispuesto a que las autoridades tomen medidas por la anomalía urbanística que significa el esqueleto de una gran construcción. Roig fortalece cada año el conjunto titular. Este año lo ha hecho incluso con jugadores desechados por el Valencia como Dani Parejo y Coquelin. Lim ha vendido a estos más Ferrán Torres y Rodrigo por los que ha obtenido por encima de sesenta millones euros de ingresos y ha compuesto la plantilla menos competitiva que se recuerda. El derbi, independientemente del resultado que no puede tapar las diferencias entre ambas entidades, seguirá midiendo la capacidad de organización de una sociedad y el desbarajuste de la otra. Ética, deportiva y económicamente, la pequeña se ha merendado a la grande.

Posdata. El Barça tiene un caso en Griezmann. Con Francia triunfa y en el Camp Nou pasa inadvertido. La diferencia podría estar entre Deschmaps y Koeman.