España se complica la clasificación

Era lo inesperado si se tomaban las referencias que hacian favorita a la selección española. Goleó a Ucrania en el partido de ida y jugó en el Olímpico de Kiev donde ganó la Eurocopa en los años de mieles cuando cielos y tierra sonreían. Anoche, en Kiev, se confirmó lo que se había visto en el amistoso con Portugal y en el de competición con Suiza. La selección perdió y se complicó la clasificación para la fase final de esta nueva Liga de Naciones. Afortunadamente, Alemania no pudo con Suiza y ello ha constreñido la clasificación que aun permitirá a España clasificarse si vence a los germanos en Sevilla en el partido final de la mini liga. Luis Enrique tendrá que modificar más cosas de las que en principio se preveían. Nada está perdido pero tampoco nada hay ganado. Habrá que sufrir hasta el último encuentro.

Luis Enrique ya se está definiendo. Se ha inclinado por De Gea en la potería y en la defensa solo tiene la duda entre Reguilón y Gayá. Los otros tres puestos tienen dueño. Sergio Ramos y Pau Torres ya son pareja de hecho con Navas en la derecha. Éste, con el madridista, fue uno de los dos que en el estadio olímpico de Kiev formaron parte de la selección ganadora de la Eurocopa. Por lo visto, el seleccionador comienza a confiar plenamente en que las bandas han de ser de Traoré y Ansu Fati. En el centro del campo hay más dudas. Rodri es el sustituto natural de Busquets y Mikel Merino parece asentarse, pero Canales tendrá que repartirse el tiempo con otros centrocampistas. Ayer lo hizo con Ceballos que dio más aire al equipo cuando Ucrania se apoderaba de la situación. La recuperación de Thiago clarificará mucho la zona de creación.

Contra Ucrania hubo casi monologo durante el primer tiempo aunque nadie pronunció los versos en los que se gana la flor natural del concurso poético. El dominio con un delantero centro de oficio como Rodrigo no se tradujo en goles porque no se acabó por aprovechar las ventajas que podía suponer la entrada por las bandas con Navas y Traoré por un lado y Reguilón y Ansu Fati por el otro. Traoré pudo centrar balones con peligro durante todo el encuentro y especialmente la segunda parte cuando más necesario era el fútbol cercano al área ucrania.  Con Sergio Ramos improvisado delantero centro, Traoré intentó las jugadas de gol, mas los remates no hallaron el hueco de la portería. Ansu Fati se perdió en incursiones por el centro. Abandonó la banda y ello no le favoreció, ni benefició a la selección. Teniendo en cuenta su edad no se le puede exigir como a un jugador experimentado, mas si conviene que ejerza su función en lo que resulta más favorable para él y para el conjunto. Como contra Suiza careció de iniciativa y anduvo demasiado tímido para buscar la jugada por el área contraria.

Los cambios ucranios favorecieron su juego y España perdió la iniciativa. La tuvo que recuperar cuando ya se había visto que ganar no era fácil. Los anfitriones buscaron descaradamente los contragolpes y en uno de ellos con el centro de la defensa española adelantada llegó el gol que fue fusilamiento para De Gea.

Rodrigo no fue el nueve buscado y Oyarzabal no encontró el remate favorecedor. Ferrán Torres mejoró la actuación de Ansu Fati por la izquierda, pero cuando se juega a la desesperada hallar el disparo certero es por momentos muy difícil. Hubo demasiados minutos en que no se buscó a Traoré el hombre con más facilidad para irse de los defensas y enviar al balón al área en busca de rematador. En la derrota fue la confirmación de gran hallazgo.

Queda tiempo para la reflexión. Luis Enrique tiene mucho que meditar.