El Madrid, en plan “Pupas”

“Estas cosas sólo pasan en el Atlético. Por algo se le llama “El Pupas”. Durante años, y todavía hoy, se ha considerado al club colchonero como poseedor de todas las desgracias posibles. Los medios informativos que yo he conocido (lo digo por los años) se han distinguido siempre por ser de confesión madridista. En la época en que los periodistas deportivos eran importantes porque escribían en los periódicos, Antonio Valencia, don Antonio, Carlos Cronos y Martínez Gandía eran la excepción por su fe rojiblanca. Mi amigo Javier Valdivieso, que nos dejó muy joven, tuvo problemas incluso profesionales por su colchonerismo. Al Atlético se le adjudicaban todas las desgracias de tipo social y deportivo. Los citados, que eran gente seria, no tomarían a coña al Real Madrid que está sumando más “pupas” que el “Aleti”.

Zidane va a tener problemas para montar la alineación del primer partido de Liga porque las lesiones y las situaciones anómalas, como la de Bale, hacen que del Madrid se pueda decir en estos momentos que le han echado mal de ojo. Y no es visión lo que necesita, sino mejoras musculares. Ya hay quien se pregunta si Hazard va a ser la segunda edición de aquel inglés Woodgate que se pasó el tiempo sin poder demostrar que poseía valores suficientes para triunfar en el Bernabéu. Hazard se pasó la temporada anterior sin acabar de mostrar su nombre en la alineación titular. Ha regresado de una concentración con Bélgica, en la que no fue alineado en ninguno de los dos paridos que disputó su selección, y su tobillo sigue sin mejorar. Estas cosas, como se ve, no ocurren solo en el Atlético.

El Madrid fichó a Jovic y por ahora no se sabe de él más que una salida inoportuna en tiempo de pandemia y su regreso con lesión. ¡Ni que fuera del Aleti! En la enfermería madridista están Asensio, Isco, Lucas Vázquez y desde ayer, Militao. A lo mejor, tanto infortunio sirve para que Benzema juegue en la delantera con los jovencitos Rodrygo y Vinicius, que pueden ser capaces de hacer olvidar los enfermos físicos y a Bale cuya dolencia tal vez debería ser calificada por un experto en psiquiatría deportiva.

Posdata. No se sabe por qué para mofarse de alguien se dice que va vestida de lagarterana. Es de mal gusto tomar a coña la vestimenta de aquellas señoras de Lagartera que creaban la preciosa “mantilla almadreña de fino encaje”. Si valiera tal descalificación habría que decir que el Barça jugó contra el Girona vestido de lagarterana. ¡Horror, qué horror!