Volvió la Liga de incógnito

11/08/2014 Unai Emery, entrenador del Sevilla DEPORTES SEVILLA ANDALUCÍA ESPAÑA EUROPA POOL NEW / REUTERS |

La Liga ha venido y casi nadie sabe cómo ha sido. Ha empezado como terminó la anterior: casi de incógnito. Sin público en las gradas hay momentos en que el fútbol parece en diferido. No obstante, los resultados de este comienzo no han sido nada sorprendentes con lo que da la impresión de que todo sigue igual. Por ejemplo, el Granada continúa embalado como lo hizo en el final de la anterior campaña y le ganó con claridad al Athletic Club, que también muestra características similares a las conocidas. No puede decirse lo mismo del Villarreal que del Granada porque ante el Huesca, con el que empató de penalti, ha debutado de manera muy diferente los partidos en los que se clasificó para la Liga Europa.

Unai Emery ha regresado a la Liga española con el currículo de campeonar en el Sevilla y de haber figurado en la elite europea. Habrá que esperar a que el equipo esté más en forma para saber si su presencia es suficientemente productiva. Lo ha sido el que fue entrenador del Villarreal, Manuel Pellegrini, que al mando del Betis ya se ha apuntado un triunfo fuera de casa. Ocurrió en Vitoria y se sospecha que al Alavés le va a faltar algún auxilio para no deambular por los puestos del final de la clasificación.

En Valladolid hubo igualada entre los del José Zorrilla y la Real Sociedad. Ninguno de los dos, como el resto de los participantes, mostró plenitud porque la pandemia y la falta de preparación se han de notar. El empate del Celta en Éibar dio que pensar que los celtiñas este año no van a sufrir tanto como en el pasado y los eibarreses tendrán que esforzarse para mantenerse en Primera como lo han hecho hasta ahora. El Cádiz ha vuelto a Primera y se ha topado con la derrota en casa frente a Osasuna, equipo que sigue pareciéndose al que vimos en la temporada precedente. Mantiene el grado de acometividad que podría garantizarle un año más en los puestos de la tranquilidad.

La jornada se cerró con un derbi: el que disputaron en Mestalla, Valencia y Levante. Tanto como el resultado en este caso se aguardaba la decisión del dueño del club Peter Lim, que no suele aguantar que un empleado ponga en duda sus políticas y Javi Gracia ya ha cantado los problemas del club. Le prometieron fichajes y los sigue esperando. Solo ha habido ventas.

Independientemente del resultado, el Levante, que siempre había sido el segundón, descubrió todas las flaquezas del Valencia. Marcó tal vez lo que podría ser el gol más rápido de la liga porque Morales batió a Jaume Doménech al medio minuto de juego. Javi Gracia, con sus declaraciones, le ha mandado un mensaje a Peter Lim y éste ya se sabe cómo responde: con la destitución. Gracia ha recorrido medio mundo entrenando a equipos, le ofrecieron la vuelta a la Liga española y se ha encontrado con un club de Singapur que juega en Mestalla.