Jon Rahm se comió a Messi

Jon Rahm ganó el torneo de Illinois donde estaban en juego dineros y honores y lo hizo de manera que su victoria, conseguida con un “putt”, de 25 metros y tres caídas durante el recorrido, que ha maravillado al mundo. (Ninguno de los periódicos extranjeros que ponderan las grandes magias del vizcaíno se han entregado al duelo Barça-Messi). Los  telediarios de medio mundo han reproducido el éxito de Rahm y en ellos no ha habido mención destacada a Messi.

El golf español, que sigue siendo periférico ya que los grandes campeones han nacido en poblaciones costeras, se enorgulleció de Severiano Ballesteros y Olazábal. La gloria de ambos fue casi constreñida porque el golf no figuró en el campo de las grandes gestas hasta que Seve fue ídolo en el Reino Unido. (Entonces tampoco era figura Messi). Rahm ha ganado uno de los grandes torneos que le permite jugar el final de la Fedexcup en la que hay quince millones de euros para el ganador. Saldrá al campo con ocho golpes de ventaja sobre los que le siguen en la clasificación y tendrá dos menos con respecto a Dustin Johnson que ha mantenido el puesto de número uno del mundo con tan solo 89 milésimas más.

Rahm lleva camino de superar incluso a Severiano. La racha de éxitos cuando solo tiene veinticinco años es ya impresionante. En la presente campaña ya ha ganado dos veces en Estados Unidos y aparece como uno de los grandes favoridos para triunfar en el “playoff” final de esta competición para la que solamente tienen plaza los cincuenta mejores del mundo. En otras ocasiones, Sergio García también estaba en la lucha, pero está en aparente declive como atestiguan los resultados de sus últimas apariciones. De hecho no se pudo clasificar para los tres torneos de la gloria sofistica y económica.

El golf ha competido este principio de semana con el sorteo de la próxima Liga en la que ya tiene fecha el primer clásico. Barça y Real Madrid jugarán en el Camp Nou el 25 de noviembre. Para entonces ya sabremos a qué se dedica Messi. Para entonces quizá empecemos a interesarnos por cuestiones que ahora aparecen mínimas porque todo se concentra en el duelo Messi-Bartomeu. Todo no porque Rahm le ha quitado protagonismo al club y el jugador rebelde. Eso sí, con polo rojo en honor a los colores de su Athlétic.

Ciertamente, el final del torneo de Illinois fue espectacular. En el último hoy del recorrido Johnson consiguió empatar a Rahm con un “putt” casi imposible. La respuesta del español fue devolverle la moneda con el “putt” casi imposible y, además, mágico. Hubo que aguardar a la madrugada del domingo al lunes para presenciar uno de los espectáculos deportivos más emocionantes. (Messi nos habría mandado a la cama mucho antes).

Posdata. El Barça y el Madrid están en época de ventas. Rakitic ya tiene billete para Sevilla. Lo de Bale sigue siendo misterio. Pero éste no manda un burofax a Florentino Pérez.