Di Stéfano y Messi, dos grandes dramas

Messi no es el primer gran escándalo de  un divo. No es la primera vez que un gran ídolo desea salir del club en el que ha crecido internacionalmente o es invitado a partir aunque en él se condense la gloria de varios años. No es nuevo el caso de Messi en el Barça pero también en el Madrid se han dado casos más o menos similares. Jugadores que han gozado de la predilección de los aficionados y que figuran en el historial del club en el podio o, como mínimo en la orla, han conocido el despido.

El caso más doloroso del Real Madrid fue la partida de Alfredo Di Stéfano. El entrenador, Miguel Muñoz, que dirigió la plantilla durante trece años recomendó que no se le renovara el contrato. El club para paliar el golpe le ofreció un puesto en la entidad. Di Stéfano aceptó la oferta que le hizo su amigo Ladislao Kubala, otro gran ídolo que también había partido de Las Corts y había recalado en el Español de Sarriá. Kubala fue el gran ídolo de los años cincuenta y sesenta y Di Stefano hizo grande al Madrid desde su llegada en 1953. Hasta entonces el club había sido uno más. No se había convertido en el gran ganador de ligas, copas y copas de Europa. Con don Alfredo creció el graderío del Chamartín, después Bernabéu. Su salida fue duro trauma para el madridismo.

En el Barça también vivieron una salida dolorosa con Johan Cruyuff que incluso llegó a jugar en Segunda con el Levante, después de regresar de nuevo de Holanda. En el Madrid, muy recientemente, se han vivido partidas dolorosas. Raúl, que ahora se está significando como futuro entrenador del primer equipo, acaba de ganar titulo europeo con juveniles, salió del club y se enroló en un equipo alemán. No fue nada feliz la despedida de Iker Casillas que acabó en el Oporto. Evidentemente, Raúl y Casillas no son equiparables a Messi aunque para el madridismo también se vivieron días muy tristes.

Está más que en la memoria Cristiano  Ronaldo, el gran goleador. El hombre que garantizaba la cincuentena de goles anualmente y el que competía con Messi en trofeos europeos, y con ello las luchas por excelentes títulos. Al menos, con él se pudo competir con la magnificencia del Barça de los mejores años. Cristiano está ahora en Italia y se le ha echado de menos en tareas goleadoras.

Es probable que se diga que nada es comparable con lo ocurrido con Messi. Dado que la edad me permite haber vivido los años de Di Stéfano no creó que el rosarino azulgrana haya sido para su club más que lo fue Di Stefano en sus mejores años. Di Stefano siempre estuvo en el podio de los tres mejores jugadores de la historia con Pelé y Maradona. El Madrid de Di Stéfano fue. nacional e internacionalmente, tan grande como lo ha sido Messi en el Barça.

Posdata. Estamos en días de burofaxes. También ha utilizado el medio Quique Setién para reclamarle al Barcelona su despido oficial. No solo por cobrar, sino por obtener libertad para fichar por otra entidad. Mientras no le paguen Koeman no será entrenador oficialmente.