Koeman ha empezado la purga

El Barcelona contrató a Ronald Koeman con la condición de que  llevaría a cabo la renovación de la plantilla cueste lo que cueste. No se ha resuelto todavía la conformidad de Messi para continuar, pero éste no es hoy el principal problema porque tiene contrato y la cláusula de rescisión no es aceptable por nadie, pero aun siendo esta cuestión prescindible, si el Barça deseara quitárselo de encima tampoco hay club capacitado para pagarle los millones que percibe en el Camp No. De acuerdo con estas cuestiones aunque le haya dicho al sargento de hierro que no tiene una idea clara sobre su futuro, la realidad definirá la cuestión. Es prácticamente imposible que salga de la entidad. Lo malo será ver como acepta la salida de su íntimo amigo Luis Suárez. De momento, han suavizado el enfrentamiento con Lionel aceptando la continuidad de Jordi Alba.

Los manejos económicos del club obligan al despido de varios futbolistas. Se trata de hacer caja con ellos para posibilitar la incorporación de Lautaro Martínez, quien por cierto no se lució en demasía en Lisboa. Koeman ha sido contratado con la cláusula no escrita que le obliga a ser el verdugo. Con Messi ni se atreve, pero con Luis Suárez, Umtiti, Rakitic, Vidal y Junior va a tener las manos libres. En el aire todavía están jugadores como Busquets y Neto.

Koeman ganó fama de destructor de la plantilla, de envenenar el vestuario en Mestalla como han reflejado las declaraciones de Joaquín, Albelda, Cañizares y Vicente, por ejemplo. Tampoco ha tenido aplausos por su estancia en Inglaterra, pero ello no es obstáculo para que Josep María Bartomeu, que no se atreve a tomar decisiones drásticas, salvo cuando se trata de firmar contratos inútiles, ha dejado en manos del holandés la remodelación de la plantilla. Todo parece que no va a ser sangre. De momento, parece que Coutinho regresará al equipo.

Lo importante para el club es conseguir la venta de varios jugadores que pueden equilibrar el presupuesto y facilitar fichajes como los de Pjanic, que ha llegado enfermo, el pobre, y Lautaro que ha de ser el goleador que mejore a  Suárez.

Posdata. El dueño del Málaga Club de Fútbol, Abdullah Al Thani, que no consiguió la obra de construcción de un puerto, ha  puesto a la plantilla en despido general. Amenaza de desaparición como ocurrió con el Club Deportivo Málaga.