El Atlético confía en su juego solidario

El Atlético acude a la fase final de Liga de Campeones con la ilusión que en otras ocasiones no ha tenido al considerarse inferior, al no tener alma de campeón. Esta vez debe primar su espíritu solidario. El ambiente del club  anima a creer en actuación sobresaliente. Sus dos finales fallidas han hecho considerar que la competición le debe una. En el espacio colchonero se vive el entusiasmo de las grandes citas a pesar de que esos partidos se jugarán sin público, o lo que es lo mismo, sin su entusiástica hinchada. El club, que levantó miles de seguidores en ocasiones menos propicias, incluida la visita a Liverpool donde se gestó una eliminatoria extraordinaria la derrotar al que había sido el favorito para este año, ahora tiene el soplo alentador pese a la lejanía. Los rojiblancos consideran que han salido de la pandemia en óptimas condiciones a pesar de los dos positivos por coronavirus. Ciertamente, esta no fue la mejor noticia en vísperas del viaje a Lisboa, pero con el espíritu del Cholo ni siquiera la falta de Correa, que ha sido muy importante en muchas ocasiones, merma posibilidades al conjunto. El Atlético no es equipo que viva de las estrellas, de las individualidades.

El Atlético cuenta en sus filas con Joao Félix, jugador que en su casa tratará de justificar las razones por las cuales se convirtió en el fichaje más caro de la historia del club madrileño. Joao, que no ha tenido regularidad y no ha sido el jugador que se presumía, no ha perdido un ápice de su calidad y si ha pasado por momentos de incertidumbre el regreso a Lisboa le ha debido poner en situación mental de jugador que necesita triunfar porque lo que se consigue en casa satisface mucho más.

No será fácil el partido contra el Leipzig y, sin embargo, hay que contar de nuevo con el espíritu de este Atlético al que han transfundido la sangre de Simeone, es decir, las ansias de victoria que no cejan en el conjunto en cada ocasión. El Atlético precisa la consagración europea. Pensar en las derrotas anteriores no debe ser justificación mental para no acudir a este partido con le fe que se transmite desde el banquillo y se manifiesta en el césped.

Hay nueva generación en el equipo con Joao Félix, Marcos Llorente, Saúl y Jiménez. Hay fortaleza con los clásicos de la casa como Koke y se espera que en ocasión tan importante los atacantes, Morata o Diego Costa no pasen inadvertidos. El encuentro será un mano a mano duro porque los alemanes también se juegan un puesto en el historial de la competición europea.

Posdata. Peter Lim está vendiendo lo mejor de la plantilla. Lo que se le exigía es que vendiera Mestalla y acabara el nuevo estadio. Y esto es una de sus falsas promesas.