El Madrid necesita remodelación

El Real Madrid ha caído en Manchester y hacer de esta derrota un accidente es error. El equipo ha ganado la Liga y ello ha servido para que ocultemos lo sucedido en Liga de Campeones, que no ha sido lo más brillante del equipo en los últimos años. De entrada, se clasificó en segundo lugar y su mejor actuación fue frente al Galtasaray al que apabulló en el Bernabéu (6-0) y venció en Turquía ( 0-1). El resumen de la participación en la fase que lleva a las eliminatorias se cerró con 11 puntos, tres victorias y dos empates. Dos de las igualadas fueron en el Bernabéu y si bien una podría justificarse porque el adversario era el Paris Saint Germain el otro fue el Brujas. Estos resultados fueron anuncio de que la fortaleza del equipo que cada año aspira, justificadamente, a ser campeón, no era el de años anteriores. Las dos derrotas frente al Manchester City han sido la consecuencia final. Tal vez, inesperadamente, pero visto lo ocurrido las dos veces en el terreno de juego no cabe otra opinión que admitir lo sucedido.

El Madrid ha anunciado que este año no participará en el mercado con las ofertas que en otras ocasiones hacen temblar a los clubes más saneados y a los jugadores con más aspiraciones económicas y deportivas. La remodelación del estadio obliga a moderar los dispendios en fichajes y sin embargo, visto lo sucedido, el club se tendrá que replantear el futuro inmediato porque de no hacerlo es tanto como renunciar a mantener la imagen de gran club y extraordinario equipo. La plantilla empieza a padecer el paso de los años. Hay varios jugadores que han superado la treintena y tal circunstancia ha acabado por manifestarse en Manchester.

El Madrid necesita varios recambios lo cual, probablemente, le obligará a dar alguna salida para aligerar la contabilidad y contratar a algún jugador que precise la alineación para reeditar triunfos importantes. Los últimos fichajes no han sido lo rentables que se deseaba. Hazard tiene coartada con las lesiones y, no obstante, hay que pensar que su participación ni siquiera en los momentos en que estaba bien físicamente dio el rendimiento que se precisaba. Jovic ha sido un delantero que, al margen algún error disciplinario, no ha aparecido como compañero ideal para Benzema en el eje del ataque.

Tal vez del Madrid tenga que aceptar que va a vivir una temporada de transición y con ello tendrá que dar más confianza a los jóvenes que están camino de la consagración. Ello siempre que el entrenador sea capaz de conceder a Vinicius, pongamos por caso, el número de partidos suficientes para que definitivamente sea la gran estrella que anuncia.

Posdata.  Bale y James son peso muerto. Lo recomendable sería que salieran de la entidad. Y pronto para cambiar aunque sea seda por percal.