Bale se queda para ver a Rahm

Jon Rahm y Sergio García jugarán juntos esta semana en el torneo de la PGA de Estados Unidos, que está dentro de la calificación de los cuatro grandes del año. Como viene siendo habitual será uno de los acontecimientos televisivos de la semana dada el gran seguimiento mundial que suele tener. Esta vez contará con un telespectador que lo verá desde Madrid ya que no ha viajado a Manchester para jugar la eliminatoria de Liga de Campeones. Gareth Bale, que aprovecha las ocasiones en que Zidane no cuenta con él para jugar los dieciocho hoyos en un campo madrileño, tendrá ocasión para solazarse con el juego de los mejores golfistas del mundo. La coincidencia horaria tal vez le impida ver a su equipo ante el City. El torneo le servirá de bálsamo en el caso de que su ausencia contra el City le cree algún desasosiego.

Lo mejor que ha hecho Bale en el Madrid fue justamente un gol que valió por una copa europea. Ni siquiera la comprobación de que en algunos momentos importantes ha estado a la altura de las circunstancias ha servido para que el entrenador le conceda billete para un encuentro en el que está en juego gran parte del prestigio de la entidad.

Zidane ha tenido con Bale actitudes contradictorias porque a veces lo ha protegido y después lo ha ninguneado. Esta historia no es reflejo de inseguridades o monomanías del técnico, sino de las actitudes, y a veces los desplantes, que ha protagonizado el galés en los años en que ha podido ser la gran estrella del equipo. La salida de Cristiano le puso el mando en el once y no lo ha sabido ganar o simplemente le ha importando una higa obtenerlo.

Bale ha sido casi un fracaso para la entidad. El fichaje, que fue catalogado como propio de la magnificencia del Madrid, ha tenido tantos altibajos que  en el momento en que se le puede poner en el mercado ni siquiera se le convoca. Es tal vez la última bofetada de Zidane a un futbolista que no sabe comportarse como el profesional que se le suponía cuando se le contrató.

En la expedición si ha figurado Hazard del que se sigue esperando mucho más de los que ha dado. Es jugador que convive con la enfermería y otra vez se va a poner en él toda la atención. El madridismo está esperando que de una vez de su auténtica medida. Aún no la ha dado. Hasta el momento presente no ha estado y sin embargo, se le espera. El caso de Bale es distinto. Zidane parece que finalmente ha dicho su última palabra.

Posdata. La oficina de ventas del Barça se anima. Coutinho y Umtití ya tienen ofertas. En el Valencia están en las segundas rebajas.