Europa a la vista

Estamos en la semana del duro. Las competiciones europeas nos devuelven a los grandes partidos, a las eliminatorias que dan gloria o frustración. Quedan en liza cuatro equipos españoles en liza y dos de ellos, Madrid y Barcelona, en Liga de Campeones. El Atlético, que eliminó al Liverpool, el conjunto considerado como gran favorito en la presente edición, está un paso por delante. Para Sevilla y Getafe en el trance de la Liga Europa tienen delante enemigos temibles y pasar la ronda será casi hazaña.

El Madrid tiene en la máxima competición continental una dedicación especial. Incluso en los años en que se le ha dado como inferior al conjunto al que se enfrenta, suele saltar el obstáculo aunque todos lo den por vencido de antemano. Le ocurre este año porque ha de jugar en Manchester contra el City, que parece que ha recuperado sus buenos momentos y juega con la ventaja de haber ganado en el Bernabéu (1-2). Dar por eliminado al Madrid en circunstancias tan adversas es arriesgado.  Por los antecedentes hay que darle más que un margen de confianza. Zidane, que ha tenido hasta ahora gran fortuna en la composición de las alineaciones, se confía en que esta vez también lo haga. Y más que en la buena mano del entrenador hay que depositar en los jugadores su gran espíritu ante momentos como estos.

Con el Barça no se pueden tener los mismos pronósticos a pesar de que recibe al Nápoles en casa y juega desde el empate a uno. En el Barcelona con Messi hemos visto dos años la peor de las etapas. Tener dos eliminatorias casi ganadas y despreciadas a ultima hora son circunstancias que cuadran con su historial. El Madrid es capaz de levantarse tras tropiezo importante. El Barça puede dar la imagen contraria, caer cuando está por encima.

La eliminatoria con más incógnita es la del Madrid pese a llegar con con la obligación de resolver problema tan difícil.

Posdata. El Sevilla cumple en Liga Europa papel similar al del Madrid. Es torneo que le garantiza grandes actuaciones.