Finis coronat opus

La obra ha tenido buen fin. El mejor que se podía esperar después del parón por el virus y la reanudación del campeonato sin público en los estadios. Ha sido una terminación en la que hasta la jornada final ha habido algunas cuestiones que discutir lo que ha sido compensación por el modo tan extraño en el que se han desarrollado los últimos acontecimientos. Se ha proclamado campeón el Real Madrid lo que no parecía previsible durante algún tiempo, salvo que hubo un momento en que se comenzó a decantar el torneo hacia el Bernabéu por dos razones fundamentales: por un parte el Barça seguía sin rumbo fijo, dando pasos en falso, y por el lado contrario el Madrid mostraba cohesión envidiable. Finalmente ganó el equipo que se mostró mejor colectivamente.

La labor de Zidane, que estuvo discutida un tiempo, ha sido la más beneficiosa para el equipo. De Zidane, probablemente, no se va a poder ponderar variedad de sistemas, modos de juego, aspectos puramente técnicos. Probablemente, en su caso, los inventos de los que son proclives algunos entrenadores, no han servido para nada. La idea fundamental del técnico madridista ha sido mantener orden en el vestuario pese a algún heterodoxo, tampoco son tantos, y ha manejado con pulcritud las rotaciones y las alineaciones más idóneas en los momentos decisivos.

En mi opinión, Zidane ha sabido revitalizar a algunos jugadores que meses atrás parecían en la calle de salida. Recuperar a Krooss y Modric ha servido para que su jugara ordenadamente. Mantener a los cuatros defensas, con alguna sustitución de Marcelo por Mendy, ha sido una de las grandes virtudes del conjunto. Ha sido muy difícil marcarle goles, especialmente, en la fase final del campeonato cuando había que hacer acopio de fuerzas para no decaer.

El campeonato no se ha ganado con resultados espectaculares. Lo que predica Simeone ha sido la consigna madridista. Partido a partido con escasez goleadora pero con la mayor de las eficacias del futbol, en este caso el mejor ataque ha sido la defensa. La prueba del nueve ha sido el hecho de que Courtois haya conquistado el trofeo Zamora, es decir, el del guardameta menos goleado.

En la dirección del equipo hacia los metros finales ha tenido mucho que ver la actuación de Benzema, que ha ejercido de líder y ha demostrado que en su fútbol hay calidad sobrada. Ha habido ejercicio de solidaridad en todo el campo. Ha sido el triunfo de un equipo sin un futbolista que se adjudicara las victorias como sucedía años anteriores.

Posdata. No ha acabado la temporada. El Madrid tiene difícil eliminar el Manchester City, pero ahora está mejor que cuando se jugó el partido de ida.