El Atlético, mejor que Madrid y Barça

Uno de los grandes méritos de Cholo Simeone ha sido dinamizar el contragolpe con la participación de dos futbolistas que están resultado decisivos. Al Mallorca le marcó dos goles Morata, pero quienes llevaron los ataques más peligrosos fueron “Pedigrí” Llorente y Carrasco. El madrileño casi ha sido descubrimiento porque con la libertad que le ha concedido el entrenador se ha manifestado con la calidad que se le suponía, pero que era incapaz de mostrarla. Se equivocaron en el Madrid cuando lo dejaron salir al considerarlo futbolista que no encajaba. El Atlético ha hallado en él el revulsivo que precisa cuando hay que buscar la jugada veloz por una banda para llegar hasta el área. Lo hace con tal convencimiento, que los contrarios tienen escasas posibilidades de robarle el balón. Hacerlo se corre el peligro de incurrir en penalti.

Carrasco tuvo su primera etapa colchonera con tales altibajos que no hubo reparos en admitir su salida. Su recuperación, en principio, pareció caer en  contumacia. Sin embargo, el jugador ha dado la razón a quien lo recuperó y le da toda clase de satisfacciones a su entrenador.

El Atlético suele jugar a gran velocidad y ello impide a los adversarios pararse a esperar el ataque. El Atlético no suele dar treguas y equipos como el Mallorca, que tratan de practicar un fútbol creativo, acaban perdiendo la esperanza.

La jugada para la polémica llegó en el minuto 25. Sedlar cometió penalti y Morata fue el encargado de lanzarlo. El guardameta balear, Manolo Reina, detuvo el disparo. Siguió la jugada sin males mayores, pero el castigo tuvo que ser repetido. Esta vez no fue porque el guardameta se adelantara. Al menos el pie izquierdo se vio que estaba sobre la línea de gol. El problema fue la cantidad de jugadores que entraron en el área y uno de ellos impidió nuevo remate. Tras consulta, Morata volvió a tirar a portería y esta vez Reina no adivinó la trayectoria. Estábamos en los minutos de prolongación por la hidratación y la consulta con el VAR por el penalti marrado cuando Llorente llegó hasta el palo izquierdo de Reina y su pase lo empujó Morata a la red. Koke cerró la cuenta en jugada en que colaboró un zaguero mallorquín.

Joao Félix, el jugador más caro de la historia rojiblanca, tuvo en sus botas un par de situaciones ventajosas para marcar y se debió quedar con las ganas. Simeone lo retiró en la segunda parte. Su participación no había sido decisoria. Está todavía sin demostrar las razones por las cuales el club hizo tal inversión. El entrenador atlético cuenta con tal cantidad de jugadores de primer orden que las rotaciones no debilitan el conjunto y se puede permitir el lujo de tener en el banquillo hasta la segunda parte a delanteros como Diego Costa, Correa y Vitolo. El Atlético está en condiciones de asegurar su plaza para la próxima Liga de Campeones y de la manera con que juega se puede imaginar que de haber arrancado antes estaría intentando ganar el campeonato.