El Sevilla tropieza en casa

Julen Lopetegui, entrenador del Sevilla debió tomar tan en consideración al Valladolid y por ello alineó al equipo de lujo. Salvo Mudo Vázquez que ocupó la plaza de Joan Jordan ( éste jugó en la segunda parte) todos los demás eran titulares. Era a simple vista un equipo Monchí. Es decir, una plantilla de la que se puede beneficiar el club con algunos traspasos, lo que ha sido su norma habitual con el secretario técnico fichando barato y traspasando caro.

Las precauciones con que el míster sevillista se tomó el partido respondían al deseo de no cometer errores cuando más cerca está la clasificación para Liga de Campeones, puesto que tendrá que disputarse con el Atlético de Madrid. Era normal que Banega se hiciera con la batuta para dirigir la orquesta sevillista y también que el equipo dominara más y creara más peligros frente a Masip.

Munir, que al fin, después de temporadas anodinas en Barça y Valencia se está despertando como gran atacante creó problemas a la zaga vallisoletana e incluso fue autor de un gol que el VAR anuló por fuera de juego. Con los cambios acabó jugando de delantero centro. Con él, De Jong y Ocampos estaba en juego el poderío goleador. El primer gran aviso llegó con Ocampos rematando al larguero. Tal situación no asustó al Valladolid, que si presentó varias y notables bajas, y se lanzó a mantener sus esporádicas escapadas hacia la meta de los locales. Fue una jugada a balón parado lo que propició el gol con el que se adelantó en el marcador. Sacó una falta Míchel y Kiko Olivas apareció por detrás de la zaga y de cabeza logró el gol.

El tanto vallisoletano suponía, de consolidarse, avance extraordinario dado que sigue cerca de los puestos de descenso. Llegó con esa ventaja hasta el minuto 83, en que, de penalti, Ocampos batió a Masip. El Sevilla que vio que estaba perdiendo pie tuvo que recurrir al movimiento del banquillo. En Nesyri fue última oportunidad para intentar el triunfo. El entrenador vallisoletano también acudió a los relevos y dio entrada a Alcaraz, que tuvo el gol del triunfo en sus pies, Unal y Plano.

Para el Sevilla el empate no es buen resultado porque sigue teniendo por delante al Atlético. Para el Valladolid el punto da distancia de nueve respecto del Mallorca. Un pequeño respiro