Fútbol para ensayos estadísticos

Los partidos del Fútbol Club Barcelona han añadido al saber futbolístico el análisis estadístico. Hoy se pueden preparar en los centros universitarios dedicados al deporte ensayos sobre cómo ha cambiado el ideal de la victoria. Estaba establecido que el equipo que más poseía la pelota acababa ganando. Tal esquema ha cambiado porque a ello hay que añadir las condiciones en las que se obtiene el triunfo. Es decir, cuántos toques hay que dar para crear una ocasión de gol. También se puede estudiar cuánto tiempo se precisa para que lleguen los goles sin que lo ocurrido con anterioridad no sea despilfarro de tiempo y paciencia de los espectadores. El Barça, que gana después de que los aficionados a la estadística hayan contabilizado la cantidad de pases que ha dado, los lugares en los que se ha pasado el balón y las ventajas de hacerlo para que se ejemplifique la  efectividad, suele acabar dándose la razón. Vencer tras minutos en que hay que esperar para que el balón llegue al área contraria, forma parte de lo que los finos hablan de su filosofía.

El partido contra el Leganés tenía otros análisis. El club necesita vender para equilibrar el presupuesto y entre los siete jugadores que están en esta situación figuran Arthur, Rakitic y Firpo y los tres fueron titulares. Luego también participó Semedo que está en la misma situación. Da la impresión de que los utiliza como quien coloca lo más visible en el escaparate.

El juego tuvo la trascendencia que estuvo a punto de darle el Leganés. Cuando el Barça aún andaba predicando tranquilidad se tropezó con que ante tal circunstancia se podía perder. El Leganés, que vendió a sus dos mejores delanteros en el mercado invernal, uno de ellos recaló en el Camp Nou, puso en aprietos a la zaga y portero. La primera gran ocasión la salvó Lenglet casi sin querer cuando Ter Stegen ya estaba fuera del marco. En la segunda oportunidad Guerrero hizo que el esférico pasara rozado un palo. Fueron dos sustos inesperados, pero denotaron la fragilidad que a veces tiene la zaga azulgrana.

El primer tanto lo consiguió Ansu Fati, que fue de los más brillantes del equipo y pese a ello fue sustituido en la segunda mitad. Fue jugada que comenzó Messi y Junior pasó la pelota para que Ansu batiera a Cuéllar. Después hubo diana de Griezmann, que anduvo corriendo todo el tiempo y tardó en hallar la oportunidad. Fue anulada por fuera de juego de Semedo. Dos minutos después, Messi, en jugada eslalon que acabó en derribo y penalti, un tanto discutible se sentenció el pleito.

El Leganés no pareció el e1quipo que ocupa la última plaza de la clasificación. Sin los rematadores que tenía parece definitivamente condenado.