Messi y Sergio Ramos, dos problemas

En el Barcelona es noticia Lionel Messi porque padece una lesión muscular que le podría impedir participar en el primer partido de la reanudación. El Madrid lo es porque Sergio Ramos, tan amante de no perder el primer plano como capitán del Madrid y de la selección nacional, no ejerció como tal en la videoconferencia que mantuvo el ministro de Sanidad, Salvador Illa, con capitanes de Primera. Messi renunció al papel al considerar que debía ser un español quien estuviera en el papel y por ello participó Piqué. Sergio fue sustituido por su compañero Carvajal.

La ausencia de Sergio Ramos ha tenido diversas interpretaciones y en algunos casos se ha hecho hincapié en que su actitud no se debió a una actitud política de carácter partidista. No obstante, en su círculo se ha comentado que no quería participar en una foto, en un acto en el que no podía preguntar lo que quisiera. No le gustó el modo en que se gestó la operación y ello le llevó a renunciar a su presencia con el ministro.

De acuerdo con otro tipo de noticias, no puede sorprender que Sergio no estuviera con deseos de participar en un acto cuando no tenía el ánimo para mostrarse en plenitud. Ramos, que el año pasado intentó un traspaso con el que aliviar unos problemas económicos, recientemente ha tenido que adoptar una medida que, seguramente, le ha llevado a no tener alegría para hablar de la vuelta a los partidos. Sergio, según “Cinco Días”, se ha visto obligado a pagar un crédito de 35 millones de euros con la dación de unos terrenos en Los Berrocales donde tiempo atrás adquirió 500.000 metros cuadrados para construir 22.000 viviendas. La obra se fue retrasando y aunque salvó el primer golpe, finalmente ha tenido que llegar al acuerdo para cubrir el crédito.

Sergio Ramos es hombre emprendedor y no se conforma con tener en los bancos las grandes cantidades de dinero que percibe por su labor profesional. En el Madrid de los tiempos de Bernabéu los ingresos de los futbolistas eran dirigidos con sapiencia de modo que al término de su contrato tenían el porvenir asegurado. En el fútbol es bastante frecuente que los jugadores se lancen a empresas con las que no están preparados y de ahí que tengan graves tropiezos, como aquel defensa que montó una fábrica de hielo en Vallecas cuando en los hogares ya estaban llegando los frigoríficos. El Madrid lo arregló con un partido homenaje. A Miguel Reina lo arruinó un amigo que lo llevó a fabricar cazadoras de cuero.

De dineros no dejan de hablar en el barcelonismo. Un club que ha recurrido a que los empleados lleguen al ERTE y los futbolistas se rebajen los salarios, no cesa de gestionar grandes fichajes. Por ejemplo, el de Lautaro. Los deseos no cuadran con la realidad económica.

Posdata. Más problemas. El Celta quiere jugar con público su partido con el Villarreal. La cogobernanza la entiende cada uno a su manera.