Crece la solidaridad en el deporte

Del coronavirus saldremos con más solidaridad entre la ciudadanía y más conocimiento de los muchos paisanos de los que merecerá la pena prescindir en el futuro. De la pandemia no nos libraremos nadie, porque aunque salgamos con vida y salud seguramente no podremos librarnos de las heridas morales que serán como tatuajes en nuestro corazón. El deporte que ha servido, incluso en días de guerra, para solazar a los españoles está ahora dormido en lo que a competiciones se refiere. Afortunadamente, la ausencia de partidos está sacando a la luz a deportistas que se están convirtiendo en personajes ejemplares.

Está creciendo el número de futbolistas que dedican esfuerzos y dineros para combatir la pandemia. Están formando grupos en los que surge la bonhomía y la generosidad. Seguramente, a algunos de los que ahora estarán dando ejemplo les perdonaremos en el futuro que den la patada que siempre hemos repudiado moralmente.

Desde las federaciones nacionales hay movimientos solidarios para ayudar a la compra de utensilios con los que ayudar al combate diario. La ausencia de partidos por el contrario también hacen posible que algunos asomen la oreja de la insolidaridad. Con la que está cayendo todavía hay dirigentes que defienden posturas que son salidas de pata de banco.

Seguramente, cuando volvamos a la normalidad, haremos nuestro baremo sobre gentes que merecerán más aplausos que antes y lo contrario. En tiempos de tan grave inestabilidad hay individuos que no pueden reprimirse sus fobias y cargan contra el adversarios en tiempo en que todos debemos jugar en el mismo equipo. Resulta estomagante la pelea que mantiene el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, de ideología de extrema derecha, con su homólogo de la Federación, Luis Rubiales, que al menos no ha hecho profesión de fe política. Nos topamos en el fútbol con una pelea que debería estar apagada porque a nadie beneficia que pongamos la duda en los miles de profesionales y aficionados.

Hay clubes que habrá que enumerar cuando ya sepamos cuántos están del lado de la ciudadanía y por supuesto tendremos la lista de los futbolistas que han dedicado parte de sus ingresos a favor de la guerra contra la pandemia. De momento es saludable que se vaya reproduciendo el movimiento solidario. El deporte saldrá más firme si moralmente crece.

Posdata. Rubiales insiste en que los torneos nacionales hay que acabarlos. No valen las clasificaciones actuales. Todavía hay mucho en juego.