Se jugará si se puede

La realidad acabará imponiéndose, aunque de momento algunos dirigentes del mundo del deporte todavía se aferran a la idea de que se va a salir de la crisis con tiempo suficiente para que se puedan concluir todas las competiciones en curso e incluso aquellas de calado internacional que están en el calendario mundial.

Cuando se pensaba en la posibilidad de disputar partidos de fútbol a puerta cerrada en casa tenía conflicto familiar. Mi mujer, microbióloga y con curso sobre virus en el Pasteur de París en su currículo, insistía en que el fútbol es deporte de contacto y bastaba con que uno que desconocía su situación real contagiara a compañeros y adversarios. Pese a las opiniones y consejos de los científicos aún nos topamos con polémicas que empiezan a ser ridículas.

Las ligas nacionales concluirán si se puede. La solución de las mismas tendrá diversas opiniones. En Inglaterra no sería muy complicado conceder al Liverpool la conquista del campeonato dada la distancia que lleva al segundo club. En diferentes lugares se plantean posibilidades de todo orden. Por ejemplo, que en España, un suponer, se disputen la Liga los cuatro primeros en sistema de liguilla entre ellos. Los títulos, los ascensos y los descensos no deben ser definidos por soluciones que no atiendan a cuestiones concretas. No se pueden variar los finales por sistemas que nunca han sido aprobados.

A estas alturas de la función nos topamos con dirigentes deportivos que no hallan salida a los acontecimientos previstos. Da la impresión de que es problema insalvable posponer la Eurocopa para dentro de un año. Parece drama que se estudie la posibilidad de que los Juegos Olímpicos se celebren dentro de un año o dos. En la situación actual los presuntos olímpicos ni siquiera pueden entrenarse.

Estamos mirando el panorama desde demasiado cerca para emitir conclusiones definitivas. El mundo está amenazado por un virus, pero no se acabará porque no haya competiciones deportivas. Más probable es que salga tocado.

Posdata. En el Valencia cinco miembros de la plantilla han dado positivo. El club fue el primero en España en tomar precauciones que parecieron exageraciones.